HomeAulas AbiertasArtículoArtífice del fin de una revolución
Artífice del fin de una revolución - imagen

Artífice del fin de una revolución

Ha trascendido, desde el punto de vista histórico, en Cuba e internacionalmente, la Revolución Cubana por más de medio siglo. Unos se preguntan: ¿en qué se ha sustentado?, en tanto otros, de manera reflexiva, se han cuestionado: ¿cómo ha logrado sobrevivir?, luego de haber atravesado por un sin fin de crisis, que hubieran puesto fuera de combate a cualquier otra nación. Lo cierto es que, desde la mirada interna, se tiene una fe ciega en su indestructibilidad; y cuando digo interno hago referencia a las personas encargadas de administrar el gobierno, esencialmente las más longevas.

Para darle respuesta a estas preguntas me he dado a la tarea, como crítico de la vida social siendo psicólogo, de realizar algunas lecturas y análisis a lo largo de mi corta vida profesional que constituyen pilares para dichas respuestas. Primero, es imposible conducir una masa sin la influencia notoria de un líder, cuyo artífice fundamental fue la del comandante Fidel. Castro. En segundo lugar, fue clave de éxito en ese gobierno, la audacia y jovialidad en el liderazgo de dicha figura, quien se las ingenió para mantener viva su ideología marxista-leninista en el pueblo, utilizando para ello las más avanzadas técnicas de oratoria en sus discursos, persuadiendo y sugestionando a las más fuertes personalidades. No podemos dejar de reconocer, muy a pesar de saber quien fue, que su poder de convencimiento era tan elevado, que logró penetrar en la psiquis ciudadana y la condujo por los más complicados caminos; incluso en detrimento de las carencia y déficit económico que tenían que atravesar por defender un ideal utópico de sistema sociopolítico nacional ajeno a las creencias de la mayoría de las masas.

Pero, ¿qué ha pasado luego de su período de ausencia en el poder de la isla, y posterior desaparición física? Sencillamente desapareció la influencia notoria de su liderazgo abrupto, que nadie ha podido sustituir. El pueblo cubano, en gran porcentaje, más que revolucionario, era fidelista; ¿cómo así? pues por el incuestionable poder de influencia psicológica que ejercía. Con la muerte de éste, el Dios Cronos se ha convertido en el principal rival de los aspirantes en la continuidad de dicho régimen socio-comunista. Sin alguien capaz de influenciar las masas, a la altura del mismo, esa revolución se conducirá sola hacia la autodestrucción; ¿por qué razón? porque continúa agudizándose la crisis económica nacional, incapaz de continuar resistiendo sin la dosis de anestesia psicológica que le suministraba su líder histórico. El pueblo se siente cansado de pasar trabajo y necesidad, y apoyará cualquier gestión sociopolítica que encamine una idea de cambio que mejore su calidad de vida; aún a cambio de su soberanía, si fuese necesario.

Sumamos a esto, el cambio evidente en la concepción del mundo de aquellos que están llamados a sustituir a los actuales dirigentes. La juventud cubana, en su mayoría, no demuestra interés alguno por la revolución; lo que se evidencia explícitamente en su comportamiento diario. Solo está interesada por los patrones de la moda, la música, la tecnología, etc., y no muestra interés por cuestiones del orden político; lo que constituye señal de alarma, puesto que se manifiestan apolíticamente en su actuar, sin defender una postura o la otra. Es importante resaltar en este tema, que gran parte del pueblo cubano ha cambiado su opinión respecto a las personas que defendemos una postura de cambio en el país (los opositores), lo que es buena señal debido a que comienzan a vernos como salvadores y no como gusanos como se encargó el gobierno socio-comunista de vendernos a la luz pública.

Considero que poco a poco se están creando las condiciones necesarias, desde el punto de vista socio-político, para ese esperado salto cualitativamente superior. La revolución tiene sus días contados en el poder, aunque no quiera ser visto por las autoridades que hoy ocupan el mando centralizado. Démosle tiempo al tiempo. Cronos tendrá la última palabra.

 

Rate This Article

Licenciado en Psicología General. Egresado de la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba en 2014. Joven de Granma, miembro de Juventud Activa Cuba Unida (Jacu), pertenece al equipo de formadores y en la organización es responsable de investigación.

ivanrene41287@gmail.com

No Comments

Leave A Comment