HomeAulas AbiertasArtículoEl Trabajador por cuenta propia en Cuba
Trabajador por cuenta propia

El Trabajador por cuenta propia en Cuba

El trabajo por cuenta propia (TPCP) en Cuba se ha convertido en tema de debate y crítica entre la población. En Estados Unidos el gobierno brinda a los ciudadanos herramientas para emprender negocios con estructuras económicas y jurídicas sólidas que garantizan su seguridad. En este país es el sector privado el principal precursor del desarrollo.

En la isla el sector de emprendedores es esclavo del gobierno, sus medidas limitan las ganancias de los TPCP y estas son cada vez más rígidas. Las quejas se centran en los altos impuestos, la carencia de insumos y la falta de condiciones de trabajo.

Los cuentapropistas se ven obligados a infringir las normas para adquirir los insumos para el desarrollo de su trabajo, esto los hace muy vulnerables porque constantemente son hostigados por los inspectores, que en su trabajo de “fiscalizar” imponen altísimas multas o aceptan “regalitos” para hacerse de la “vista gorda”.

Por otra parte, los impuestos ya no ascienden solo al adeudo mensual del 10% sobre ingresos brutos y anuales ahora también es un 5% de “seguridad social” y otro 3% de “impuestos especiales”.

Pero, ¿dónde va el dinero que el Estado recauda con el fisco? El año pasado fueron 340 millones de pesos los ingresos al presupuesto. Estas recaudaciones ¿para qué las utilizan?, si los servicios públicos, cada día son más decadentes, miles de familias sin viviendas; escuelas, hospitales, carreteras en ruinas, solo por citar algunos ejemplos. Hay una ausencia de inversión pública en el deporte, en la cultura, cada vez son más los profesionales que deciden abandonar el país y brindar su talento en el extranjero.

Todo es una catástrofe en Cuba, por esto crece el número de cuentapropistas que optan por burlar el fisco, aun teniendo más posibilidad de terminar preso. Y aunque el gobierno concierne esta conducta a la falta de disciplina o de cultura tributaria, lo cierto es que resulta abusivo, tener que invertir tus recursos personales en un negocio, y no recuperar muchas veces ni la inversión.

Si el Estado no facilita las condiciones necesarias para los trabajadores, sino crea estructuras que les brinden seguridad, entonces seguirán reinando la ilegalidad.

La realidad es que el descontento es masivo, sumado a la falta de motivación de los jóvenes para trabajar en este sector.

Rate This Article

Joven activista de Derechos Humanos y miembro del Frente Juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu). En su organización se desempeña como tuitera y facilitadora de talleres. Ha participado de los talleres del Proyecto “Cuba Tweets Joven” que coordinó su organización. Además, ha recibido capacitaciones en temas como redacción de noticias, edición de prensa y estándares internacionales.

yadirasd01@gmail.com

No Comments

Leave A Comment