HomeAulas AbiertasArtículoUnidos en la distancia. El exilio y la sociedad civil cubana
Unidos en la distancia - imagen

Unidos en la distancia. El exilio y la sociedad civil cubana

No podría siquiera imaginar hace unos años atrás que tuviese el inmenso placer de compartir tan cerquita con los hermanos de lucha del exilio cubano, y en la propia ciudad estadounidense de Miami. Cuestiones como estas, que son ahora una realidad vivenciada de forma única, eran impensable hace un tiempo.

Ellos son catalogados con los más atroces y desprejuiciados adjetivos, por parte del gobierno actual de mi país; en tanto, compartir con ellos, hace que esas opiniones y criterios baladíes se desvanezcan en el limbo del olvido. Son personas decentes, vivaces, inteligentes, llenas de amor, aunque sufridas como la madre que se le arrebata un hijo; y ese hijo es: la patria.

Cuando compartes con ellos puedes transformarte psicológicamente como por arte del insight. La experiencia de los años es compartida con los más jóvenes retoños, sin pedir nada a cambio. Sienten el deseo ferviente de ver materializado el sueño de su país liberado de tanto sufrimiento y agonía. La crueldad de los hombres ha determinado que los cubanos exiliados y los cubanos de la isla no podamos compartir la misma tierra linda y caribeña; aunque no hallamos permitido que muera una cuestión en común: el deseo de transformar la pesadilla dejada por la revolución.

Durante la gran parte de esta primera quincena de abril, desarrollamos un encuentro fraternal en la más popular urbe citadina del estado de La Florida (Miami). Desarrollamos conferencias magistrales de distintos temas, tales como: Computación; Jurídica; Historia de Cuba; Periodismo Ciudadano; Religión; entre otros de elevado interés. Fue una experiencia única para la nueva generación de jóvenes que trataremos de concretar el sueño de una verdadera República Liberal en la mayor tierra de las Antillas americanas. Visitamos lugares llenos de historia de nuestro país; compartimos con héroes y heroínas satanizados por el régimen socio-comunista, y que cuyos cargos han sido ser artífices de un cambio de perspectiva más democrático y humano para su pueblo cubano.

Pero más importante que las actividades programadas fue el hecho de conocer a otros jóvenes que como yo están igualmente luchando desde sus respectivas organizaciones y frentes por el logro de ese objetivo común: la desaparición de toda ideología marxista de nuestra tierra cubana; responsable principal de las calamidades y miserias que hoy vivimos en la nación caimán. Allí en Miami nos conocimos, y allí mismo se creó un vínculo indestructible entre hermanos que juramos mantener para el logro de la liberación. La clave de la victoria radica ahí, en la unión; pero también en el convencimiento del éxito; en el quehacer diario; en nosotros mismos.

Esa ciudad norteamericana fue foco de atención internacional en esos días, incluso por nuestros detractores de la propia nación; cuya impresión en el fondo estoy seguro que fue la de ver a un grupo de valerosos jóvenes, dispuestos a enfrentar cualquier adversidad o altercado con los gobernantes nacionales tras concluir el mismo. Éramos jóvenes unidos por la fe del convencimiento en una República nueva que debe surgir, por el bien de toda una nación. Muchachos que somos igualmente desacreditados por el gobierno actual de Cuba, pero que no amilanamos esfuerzos ni sacrificios en pro de nuestra causa. Estamos confiados y convencidos en el agradecimiento futuro de las próximas generaciones, por el trabajo que logremos concretar, y que hoy es vendido públicamente como una locura o un desenfreno.

Rate This Article

Licenciado en Psicología General. Egresado de la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba en 2014. Joven de Granma, miembro de Juventud Activa Cuba Unida (Jacu), pertenece al equipo de formadores y en la organización es responsable de investigación.

ivanrene41287@gmail.com

No Comments

Leave A Comment