HomeAulas AbiertasArtículoCuando los años pasan factura
Cuando los años pasan factura

Cuando los años pasan factura

El envejecimiento de la población cubana ocupa hoy más de un escenario de debate y preocupación. El amplio rechazo de las personas de la tercera edad a las políticas deficientes del gobierno de los hermanos Castro, se puede evidenciar en cada rincón del país caribeño.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba (ONEI), el 36,84% de los cubanos están fuera de la edad laboral. Hoy el 19,04% mayores de 60 años. La proyección del envejecimiento para el 2020 es del 21,5% y 30,1% para el 2030.

En los programas de asistencia social en concepto de pensiones solamente el 2,45% de los ancianos son beneficiarios; quedando la amplia mayoría a su propia suerte. Como si fuera poco la pensión media en Cuba es de 264,32 cup, unos 10,57 dólares americanos al mes en un país con un sistema de precios altamente inflacionario debido a su ineficiente economía.
El pago de los bienes y servicios se encuentra vinculado a una moneda que en la isla se denomina el Peso Cubano Convertible (CUC) que es una de las dos monedas oficiales de Cuba, y el peso cubano (CUP) que es la moneda con la que el estado paga a sus trabajadores, la tasa de cambio es de 1 CUC = 1 USD= 25 CUP. Después, 1 CUC = 1,08 USD. A partir del 14 de marzo del 2011 ha retomado su valor original, es decir 1 CUC por 1 USD, aunque se conserva el impuesto del 10% sobre el cambio de efectivo, Sin embargo, la población cubana tiene que pagar 25 veces más el valor de cualquier producto que se venda en la isla.

Como puede observarse estos factores hacen prácticamente imposible la esperanza de vida para estas edades. El 70,6% de las causas de muertes son cardiacas y cerebrovasculares siendo estas edades las más vulnerables.

Según especialistas de diferentes latitudes del globo las causas principales de estos padecimientos derivan del estrés y dentro de sus múltiples razones son los problemas financieros, una alimentación defectuosa y la falta de un ambiente poco hostil.

El gobierno del actual presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz, vende al mundo una imagen de satisfacción de los ciudadanos con el sistema político-económico imperante en la isla, el cual lejos de satisfacer las necesidades del pueblo, la originan.

El servicio que los cubanos y en especial el sector más envejecido de esta sociedad ha entregado a la lucha por la libertad e independencia de su país es incalculable. En los inicios del triunfo revolucionario de 1959, esos hombres y mujeres que hoy son mayores, fueron los que llevaron adelante el cambio que consideraron justo y digno para su pueblo. Esos jóvenes que lucharon por una causa justa son los que ahora; viendo su vida ya casi terminada; claman un cambio político bajo la luz de la decepción y el fracaso. Ese pedazo de historia y sacrificio es el que el gobierno cubano actual pretende olvidar.

Pero cuando el valor sublime no basta, por desdicha, una denuncia sincera y hábil puede lograr mucho. Como dijera José Martí, el más universal de los cubanos. “es justo que haya aún palmas en Cuba, porque cuando la tiniebla se acabe, y seamos dignos de poner manos en ellas, a nuestros padres, de la palma más alta le hemos de tejer una corona”.


[1] ONEI, Anuario estadístico de Cuba, población, ed. 2014. Población media según grupos de edades, sexo y zonas, año 2014.

[2] ONEI, Anuario estadístico de Cuba, Empleo y Salarios, ed. 2015. Current number of social security beneficiaries, average pension and discharges granted.

[3] «Cuba issues new convertible peso series dated 2006». BanknoteNews.com (en inglés). Consultado el 4 de septiembre de 2012.

[4]  ONEI, PANORAMA ECONÓMICO Y SOCIAL. CUBA ed.2015; 41 – Cuba: Tasas de las principales causas de muerte.

[5] Carroll, Rory (September 27, 2007). Economic crisis boost to health of Cubans. London: The Guardian. Consultado el 26 de abril de 2012 Manuel Franco describe el Período Especial como quizá “el primer y, probablemente, el único experimento natural nacido de circunstancias desafortunadas, donde se observó un gran efecto en la diabetes, enfermedades cardiovasculares y la mortalidad por cualquiera de las otras causas asociadas mediante la pérdida sostenida de peso en toda la población como resultado del aumento de la actividad física y la ingesta calórica reducida”

Rate This Article

Joven de Artemisa. Licenciado en informática. Coordinador provincial de la plataforma Juventud Activa Cuba Unida (Jacu) y miembro del frente juvenil de la organización. Participó en abril del 2017 del curso “Valores democráticos y liderazgo juvenil” organizado por Aulas Abiertas en Perú.

YasmanyMartinez@iplperu.org

No Comments

Leave A Comment