HomeAulas AbiertasArtículoLas calles de mi ciudad
Jean Pierre Isla

Las calles de mi ciudad

Las personas que se sientan detrás del volante, ven y sienten el deterioro de las calles y avenidas por donde diariamente transitan una gran cantidad de vehículos de todo tipo y tamaño. Es de incomodidad de los choferes conscientes que cuidan tanto su auto como al peatón, esquivar y hacer giros de un lado hacia el otro de las calles, evitando algún que otro hueco que en ocasiones son inmensos. Son testigos de que el Estado junto a los Gobiernos provinciales en sus pocos esfuerzos en el levantamiento y pavimentación de las calles y avenidas para una mejor conducción de los vehículos, para que tengan más durabilidad en el tiempo puesto que están fabricados en ocasiones para un periodo de tiempo de explotación determinado y en Cuba se pretende que duren una eternidad, además de lo necesario de embellecer la ciudad con calles y avenidas arregladas.

La cuestión versa que cuando se decide ejecutar el levantamiento del pavimento de una avenida o calle, después no se concluye totalmente con su terminación y pasan días, meses y años sin darle solución a esa tarea ya asignada y no cumplida en su totalidad. La incompleta terminación de estas labores, deja al descubierto toda la calle raspada o si no con el asfalto líquido ya vertido por semanas que hacen que se vaya deteriorando cada día los carros que por ella pasan, donde muchas veces pasa que están arreglando una vía, levantan las partes afectadas y pasado los días solo lo tapan los huevos donde trabajaron, dejando las señalizaciones por los huecos que habían aun y tiempo después estas advertencias desaparecen o las quitan y el problema sigue persistiendo.

Esto pasa con mucha frecuencia en vías rápidas, con mucho tránsito y no se analiza por los funcionarios que llevan a cabo esta labor, hacer un levantamiento general que es lo que en realidad necesita porque están en muy malas condiciones. De esta forma se estaría trabajando sobre la base de evitar accidentes que son muy frecuentes por estos desperfectos que presentas estas vías o por que como se realizó un mal trabajo, o fue inadecuado, ocurren pérdidas de vidas humanas y recursos valiosos en estos sucesos, donde la implicación no está en el recrudecimiento de las normas viales o de las penas para que no ocurran las infracciones.

Tampoco ha de ser justificación el estado de las vías para decir que se generó un delito de transito por ello, usándose como eximente de responsabilidad cuando la culpa no sea del chofer o peatón, quien respondería por ello si estamos en presencia de un vacío en responsabilidad donde nadie quiere ser el culpable, por tal motivo se debe hacer conciencia que al empezar un trabajo se debe terminar completamente y hacerlo con la calidad requerida. Muchas veces se justifican con la falta de recursos y que no se ha cumplido por ello, pero cuando hay una situación connotada aparece de la nada los recursos para hacer las reparaciones ya que son de un interés estatal que esté listo para un tiempo record y es por ello que se hacen las cosas mal con el apuro y con las ganas de cumplir antes de tiempo, también que se pierdan los recursos o destinen a lugar distinto del acordado y por ello se debe terminar con lo que se tenga, para que pasado el tiempo exista otra vez la misma afectación o una peor.

Rate This Article

Licenciado en Derecho de la Universidad de La Habana. Director ejecutivo de la Plataforma Juventud Activa Cuba Unida (Jacu). Abogado Independiente, asesor y consultor jurídico de la Sociedad Civil Cubana. Activista y defensor de los Derechos Humanos. Presenta varios Posgrados en Derecho Penal, Propiedad Intelectual, Derecho de Autor, Argumentación Jurídica y temas de la Vivienda. Graduado en idioma inglés. Participación en varios encuentros de Bibliotecarios Independientes y Curso de Diseño de Proyectos, además de los Cursos Itinerantes de Gestión de Proyectos.

jpip1983@gmail.com

No Comments

Leave A Comment