HomeAulas AbiertasArtículoEl Cuba Clásico y el Clásico de Cuba

El Cuba Clásico y el Clásico de Cuba

Por estos días el béisbol mundial está de fiesta. Se celebra la IV edición del torneo cúspide de este deporte a nivel planetario. Todos los países previamente se prepararon y realizaron la convocatoria a gran parte de sus figuras más connotadas y popularmente reconocidas que se desempeñan en el nivel más alto internacionalmente. La MLB creó estos certámenes con el propósito y objetivo de aunar hombres de gran calibre, en representación de sus países de orígenes. Cada atleta se entrega a su uniforme y a su país tal cual viviera allí todo el tiempo, aún cuando contrariamente, la mayor parte de este no lo vivan en su tierra. Esa es la vida, ese es el deporte; pero desgraciadamente hay un país en este evento deportivo que no se acoge al resto de la mayoría, debido a arbitrariedades del propio gobierno de la nación. Ese territorio y equipo es el de CUBA.

Creo yo que no existe razón y explicación alguna, a no ser la arbitrariedad, la testarudez, y el empeño en lo inviable, para que un gobierno niegue la posibilidad a los peloteros de su país, que por razones individuales decidieron probar suerte en las mayores; a jugar en un evento de estas características; donde se concentra la calidad y donde existe un sueño común: el de alzar la copa de campeones, y recibir el pago correspondiente, según el lugar del podio alcanzado. Se dice que se pretenden concretar acuerdos al respecto entre la MLB y la FCB, en los distintos medios de prensa de ambos países, aunque personalmente considero que se debe avanzar bien poco, debido a la hasta ahora existente ley de embargo económico, ya comentado en un articulo precedente. Tampoco creo que se avance mucho, al tener como mediador al tema política.

Lo cierto es que el pueblo cubano, con opinión completamente distinta al del estado que los representa, desea ver consolidado un equipo con hombres de reconocido talento de aquí y de allá. Ancía ver a su equipo teniendo resultados favorables que le devuelvan la alegría de años pasados. Pero; ¿pudiera la pregunta que sigue concretarse algún día? ¿Permitirá el estado cubano, sesgado por su ideario utópico de socio-comunismo, concretar el sueño de su pueblo? Me parece que es algo difícil de alcanzar, en tanto persistan las políticas inflexibles de gestión gubernamental de la generación histórica. Tal vez mañana, con un mando nacido en los años presentes y venideros, se pudieran perfilar algunos pasos de avance al respecto. Mientras tanto, seguirá el pueblo cubano, por cuyas venas fluye el béisbol, sufriendo en los distintos certámenes que se presente.

Ojalá, el giro hacia la concreción de este sueño no demore tanto tiempo, permitiéndosele la entrada a territorio nacional, y con el recibimiento que merecen, a esos valerosos atletas que sufren en el exterior la imposibilidad de representar a Cuba nuevamente. Confiemos en la sensatez de los dirigentes futuros del país, dejando a un lado los idearios utópicos de sus predecesores, contribuyendo a una nueva Cuba; más real, justa, democrática y liberal.

Hay que mirar este asunto del deporte cubano con visión psicológica. No podemos esperar que nuestros atletas obtengan buenos resultados, si se ven frustrados de sus sueños, presentando carencias, y siendo mal recompensados por sus esfuerzos. Es imposible mantener un alto rendimiento, si la mente está colmada de continuas preocupaciones e insatisfacciones insolubles. Es difícil que piensen victoriosamente, si su realidad es una eterna derrota, sin la más mínima esperanza y con el futuro más incierto. Así es muy difícil crecerse. Invito a que reflexionemos.

Rate This Article

Licenciado en Psicología General. Egresado de la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba en 2014. Joven de Granma, miembro de Juventud Activa Cuba Unida (Jacu), pertenece al equipo de formadores y en la organización es responsable de investigación.

ivanrene41287@gmail.com

No Comments

Leave A Comment