HomeAulas AbiertasArtículoSer voz de los que no tienen voz
People await the arrival of the caravan carrying the ashes of Fidel Castro in Las Tunas, Cuba, December 2, 2016. REUTERS/Carlos Barria - RTSUDOC

Ser voz de los que no tienen voz

El silencio cómplice ha acompañado por años a nuestra dolida nación, desde las conversaciones secretas en los hogares hasta las páginas frías de los periódicos oficialistas, los únicos autorizados a difundir información, información muchas veces distorsionada, muchas veces, y las más parcializada.

Tantas cosas suceden a diario en esta Cuba y ni siquiera dentro de la isla son conocidas, corrupción, injusticias, maltratos, discriminaciones, represión y muerte, los periódicos oficialistas no se hacen eco de ellas ni tampoco pueden, los periodistas parecen o son simples repetidores de la información que quiere el gobierno transmitir, de la imagen que desea mostrar al mundo y la censura es el pan diario de estos profesionales en Cuba. Igual sucede con los artistas, los cuentapropistas, científicos, maestros, profesionales, obreros, campesinos y todo aquel que alce su voz contra lo que el régimen propugna.

Pero el silencio no siempre ha estado en el lugar oficialista, a veces, y lo cierto es que muchas veces, también ha estado en nuestro lado, nos hemos callado lo debíamos denunciar, convirtiéndonos en cómplices silenciosos de atropellos e injusticias.

Hemos denunciado muchas veces solo una parte de la realidad, muchas veces no nos hemos sentido parte del problema del otro, aun cuando ese otro también es nuestro hermano, aunque piense o actúe diferente, aunque muchas veces sus métodos de lucha sean diferentes a los nuestros.

Pero ya es tiempo de que se alcen con mayor fuerza las voces de los cubanos y se hagan escuchar con ímpetu, que se denuncie cada represión, cada injusticia, cada tortura y maltrato físico o psicológico, cada detención arbitraria, cada robo, muchas de estas cosas sufridas a diario por el pueblo cubano y de manera particular por la oposición.

Es hora ya de que nuestras voces, pocas o muchas no importa, se unan en apoyo a cada uno de los que desde el lugar que estén, exigen el cese de todas las arbitrariedades cometidas, y aunque preferimos que el vigor de nuestros cuerpos y nuestras mentes sea preservado incólume para la lucha contra este gobierno que cada día se esfuerza más en ejercer violencia e infundir temor, nosotros estamos dispuestos a entregar hasta nuestras vidas por un cambio en Cuba y por ver a nuestra patria libre de esta dictadura.

Día a día el silencio es casi una obligación, una orden sin papeles que se impone a los que deciden disentir, una disposición del militar gobierno que mal maneja a Cuba. Es hora de que gritemos con fuerza: Basta ya. Es hora de denunciar, enfrentar, decidir, cambiar, es hora de ser voz de lo que no tienen voz. Esa es también es hoy parte de nuestra lucha.

Rate This Article

Miembro del movimiento Somos +, directora del proyecto Academia 10/10 de este movimiento, Máster en Ciencias de la Educación, graduada también de Licenciada en Historia, de Licenciada en Estudios Bíblicos y Teológicos, de Licenciada en Enfermería, de Profesora de Informática y de Técnico de nivel medio en Contabilidad. Escribe artículos de opinión para el blog del movimiento Somos +, así como para otros medios. Es miembro activo de la Mesa de la Unidad de Acción Democrática (MUAD) y participante del proyecto #Otro18.

joannacolumbie@gmail.com

No Comments

Leave A Comment