HomeAulas AbiertasArtículoRelaciones EEUU – Cuba ¿un proceso de normalización?
Relaciones EEUU - Cuba - imagen

Relaciones EEUU – Cuba ¿un proceso de normalización?

Hace más de dos años Barack Obama expresó: “Nuestra teoría original…no era que íbamos a ver cambios inmediatos o un relajamiento del control del régimen de Castro, sino que con el tiempo sentaríamos las bases para una transformación sustancial”

Sin embargo la realidad demuestra que esta teoría de modificación de la política exterior de Estados Unidos hacia Cuba, que había permanecido casi inalterada por medio siglo, no parece haber dado los resultados esperados, los resultados no se corresponden con el entusiasmo que generó este acontecimiento.

La visión del expresidente de Estados Unidos era que “Cuanto más vean (los cubanos) los beneficios de la inversión de Estados Unidos, mientras más se entretejan los dólares a su economía y las telecomunicaciones se expandan para que los cubanos obtengan información sin censura, más se estaría contribuyendo a construir las bases para los cambios que sucederán con el tiempo”.

Pero esta proposición no ha sido factible en Cuba pues a pesar de que muchos empresarios estadounidenses han estado ansiosos por invertir en la isla, la reacción del gobierno ha sido desconcertante al no crear condiciones legales ni prácticas que hayan contribuido a este propósito.

Al parecer la posición de Cuba en este momento parece ser de ventaja: Sus “cinco héroes” (espías) fueron liberados, fue eliminada de la lista de países patrocinadores del terrorismo, las dos partes firmaron acuerdos en materia de salud, se reanudaron los vuelos comerciales regulares a aeropuertos cubanos, y se celebraron diálogos sobre derechos humanos, migración ilegal, desarme y no proliferación, además Estados Unidos emitió una serie de regulaciones para estimular el comercio y los viajes a Cuba y mantiene la buena voluntad de continuar negociando con La Habana en múltiples temas.

Sin embargo, se necesitan más que promesas y reuniones pues Cuba no emprende las reformas legales necesarias para ofrecer garantías a la propiedad, reunificar su moneda y permitir la contratación directa de los empleados, preocupaciones centrales de las múltiples delegaciones de empresarios que han visitado la isla.

Pero aunque esto sería suficiente para valorar como poco práctica, si no fracasada, la política de Obama, existen dos aspectos realmente chocantes en este resultado. Por una parte el “cubano de a pie” no ha percibido ningún cambio en su economía familiar, ni en los beneficios sociales, por el contrario, el encarecimiento de la vida se hace cada día más evidente en la isla. Por otra parte se ha convertido ya en el diario vivir un aumento en la represión contra opositores que evidencia, una vez, la falta de libertades políticas de los que viven en la isla.

Juzgar el futuro de las relaciones Estados Unidos – Cuba sería aventurado, pero lo que sí es evidente que la normalización aún no está cerca, de manera especial cuando el gobierno cubano sigue considerando al de Estados Unidos como su enemigo histórico.

Rate This Article

Miembro del movimiento Somos +, directora del proyecto Academia 10/10 de este movimiento, Máster en Ciencias de la Educación, graduada también de Licenciada en Historia, de Licenciada en Estudios Bíblicos y Teológicos, de Licenciada en Enfermería, de Profesora de Informática y de Técnico de nivel medio en Contabilidad. Escribe artículos de opinión para el blog del movimiento Somos +, así como para otros medios. Es miembro activo de la Mesa de la Unidad de Acción Democrática (MUAD) y participante del proyecto #Otro18.

joannacolumbie@gmail.com

No Comments

Leave A Comment