HomeAulas AbiertasArtículoEscuelas convertidas en prisiones
Escuelas convertidas en prisiones - imagen

Escuelas convertidas en prisiones

Cuando Fidel Castro llegó al poder en 1959 tomo varias medidas con el objetivo de demostrarle al pueblo que los hombres y mujeres que habían derrotado la dictadura de Fulgencio Batista también tenían la capacidad de gobernar acertadamente el país.

Entre estas medidas, que perseguían más que otra cosa dar un golpe mediático, estuvo convertir los cuarteles del régimen anterior en escuelas. La reacción de la prensa nacional y extranjera no se hizo esperar y el joven líder revolucionario trascendió con fama de magnánimo ante millones de personas que ignoraban su verdadera esencia.

Luego de que el déspota totalitario que llevaba dentro el mayor de los hermanos Castro se revelara, su maquinaria propagandística fue mucho más incisiva al reflejar esta medida. Año tras año, década tras década y generación tras generación se les viene recordando al pueblo cubano.

Sobre la política que siguió la nueva dictadura con respecto a las escuelas, no se puede negar que, con el fin de matar el espíritu cívico de los isleños, creo miles de centros de enseñanza y formó muchos maestros desde ese entonces a la actualidad; pero sería un grave error no reflejar en su justa y necesaria magnitud la política desarrollada con respecto a los cuarteles y prisiones.

Entre el gasto en educación y el monstruoso gasto militar de Castro existe una desproporción enorme. Muchos podrían justificar lo anterior diciendo que fue para defender los ¨logros del socialismo¨; sin embargo, debemos recordar que, la exportación de guerrillas que durante muchos años dejó un gran saldo material y en vidas humanas a los cubanos, no se hizo para defender nuestra soberanía, sino para saciar las ansias de grandeza del ¨comandante¨ y expandir el imperio soviético por el mundo.

En la búsqueda de crear un hombre nuevo que entre otros ¨valores¨ debía tener la obediencia estricta al partido comunista, comenzaron a abundar las prohibiciones y las obligaciones en detrimento de las libertades y los derechos. El resultado fue el aumento de la población penal, de las prisiones, de las unidades militares, las unidades policiales, el número de soldados y policías.

Antes del año 1959 existían en Cuba solo una prisión de máxima severidad y 13 de menor. Según el Observatorio Cubano de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (OCDHRN) en el 2004 se contabilizaban 45 prisiones de máxima severidad y más de 200 de menor. Además, debemos incluir los campamentos de trabajo forzado para presos que existen en todas las provincias.

Es difícil saber con exactitud cuál es la cifra de la población penal en Cuba. El régimen en este tema como en otros mantiene un gran secretismo y las cifras que publica no son confiables debido a que los organismos encargados de llevarlas están parcializados. No obstante, la CCDHRN fija el número entre 70 mil y 100 mil.

Vale destacar que Cuba le ha negado la entrada al país a varios relatores especiales de la Organización de Naciones Unidas (ONU), incluido el relator especial contra las torturas, que tiene un gran interés en el trato que reciben los reclusos en las prisiones que, de 2004 al presente han continuado creciendo.

Ya sea por ineficiencia o por ironía del destino, los mismos hermanos que hace más de 50 años mal gobiernan el país, han involucionado a tal extremo que en la actualidad más de 100 escuelas en el campo han sido convertidas en prisiones.

Rate This Article

Miembro de la directiva nacional de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y editora audiovisual. Es responsable de la atención a los presos políticos en el Oriente del país. Medios de prensa como Martí Noticias, TV Martí, Cubanet, América TV, y Diario de Cuba han publicado varios de sus trabajos y videos. En el 2014 en Trinidad y Tobago participó de talleres sobre Planificación Estratégica, Comunicación Interna, Budgenting y Transparencia, Liderazgo Participativo, Roles de Equipo y Recursos Humanos. Además, fue invitada por la Universidad de Barcelona para recibir un curso de edición audiovisual y filmación y por People in Need en República Checa para participar de un curso sobre incidencia política. En el 2016 fue panelista en la conferencia Cuba Internet Freedom que se llevó a cabo en Miami, Estados Unidos. Por último, fue seleccionada por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos para cursar una pasantía sobre transición, democracia y gobernanza en el Instituto Atlántico de Gobierno que preside el ex presidente de España, José María Aznar.

yasmanyantonio20112014@gmail.com

No Comments

Leave A Comment