HomeAulas AbiertasArtículoPeriodismo de estos tiempos

Periodismo de estos tiempos

Hay una tendencia en algunos medios intelectuales y otros de menor rigor, de etiquetar al periodismo como un género menor. Error increíble cuando nos adentramos en el trabajo realizado en este campo por cultores de la talla de Hemingway, Carpentier, García Márquez y José Martí.

Lo que es todavía más inconcebible es que un periodismo que se autoproclama popular, serio y profesional como se hace en medios oficialistas de Cuba, descalifique la profesión a fuerza de un discurso triunfalista y superficial, que no tiene en cuenta las dificultades, añoranzas y rumbo de las masas populares.

Al analizar serenamente las paginas donde se pinta una realidad que nada tiene que ver con el presente ya de por sí, complicado y contradictorio en que viven nuestros conciudadanos, lo menos que se siente es indignación. Este periodismo lleno de esquemas, que, si en un tiempo rindió frutos, hoy no convence a nadie.

La crítica que se esgrime es edulcorada y además se vale de artilugios para que se piense que se cuestiona a profundidad lo gris y negro que se vivencia, cuando es un engaño en la realidad. Termina siendo un ataque a la inteligencia colectiva y a la creatividad del individuo, que son derechos inalienables, porque es un camino que en el plano individual nadie puede negar al ser humano, como es arribar por sí mismo a conclusiones que le permitan tomar decisiones, que incluye el pensamiento y la ideología.

Por eso la honestidad, valentía, y precisión liberadora con que se enfrenten dificultades, escollos o malas prácticas es la única vía para despojar al periodismo de un sistema manipulador y centralizado. Hoy nadie quiere que le muestren un camino tan mañoso, para arribar a conclusiones por sí mismo.

Y no me detengo en la ética, sin la cual cualquier situación, acción o profesión pierde su esencia y se vuelve dañina a la libertad individual y los derechos civiles. Quiero ser periodista para ir en busca de la verdad y de la acción. Las palabras son acciones que honestamente empleadas ayudan a la formación estética y ética de los lectores.

Convencido estoy que el periodista honesto es formador de opinión y agente de movilización para los cambios necesarios y que demanda el devenir histórico. Hurgar hasta encontrar lo que ralentiza e interrumpe o corrompe el desarrollo individual y de la sociedad, es deber indefectible del periodismo de estos tiempos. Periodismo que no puede separarse en esta era de la innovación tecnológica y del desarrollo de la comunicación.

La comunicación, el periodismo necesita objetividad y libertad porque es creación y estos componentes es la sociedad quien debe garantizarlos. Cada profesión tiene el deber de escoger metas, objetivos y caminos. El periodista que aspiro a ser, es estar totalmente comprometido con mi libertad de pensamiento individual y la del público al cual quiero deberme.

Rate This Article

Licenciado en Estudios Socioculturales por la Universidad de La Habana y bloguero de Aulas Abiertas.

ivan.vazcau@gmail.com

No Comments

Leave A Comment