HomeAulas AbiertasArtículoEl Hábito de lectura
What began as a modest book fair founded by the famous Cuban writer Alejo Carpentier, eventually became the most important literary event on the island.

Havana, Cuba

El Hábito de lectura

Todos los años en el mes de febrero se celebra la Feria del Libro en La Habana, en el complejo Parque Morro Cabaña. Durante varios días este evento capta la atención de muchos cubanos que a falta de lugares a los cuales pueden acudir, este le resulta atractivo por la variedad de actividades recreativas y culturales, además de las ofertas de comidas variadas y no tan caras. Lo cierto es que se pierde entre ese mar de ofertas el verdadero interés de ir a buscar un buen libro para leerlo, pero viendo el tracto histórico de la educación en Cuba por el analfabetismo existente y los problemas económicos presentes los libros no eran una prioridad.

Cuando triunfa la revolución se intenta eliminar la ignorancia, pero solo se logra aminorarla, que con los años pasamos de ser una potencia en educación a una exportadora de profesores. Retomando el caso de la Feria del Libro pasa algo parecido ya que cuando acude a ella observas comercio y gastronomía menos la venta de libros, utilizándose estos eventos para entretener al pueblo y que no se percate de la realidad existente, del trabajo que pasa para vivir el día a día.

Por encima de todo hay que reconocer que no es que no se hagan ofertas de libros, si las hay, pero son muy pocas y de una pésima calidad editorial cuando se trata de libro en moneda nacional, donde todos están permeados del politiquismo socialista y comunista de la clase en el poder, sin haber variedades de temas de interés social para todos ya que solo hablan de Fidel y la revolución que había iniciado.

Aunque siempre se define un país de América Latina como invitado de honor por estar dedicado ese evento a sus principales autores, los libros no son interesantes en su contenido, donde estriba la problemática, en que la bibliografía de calidad se encuentra disponible, pero en moneda libremente convertible, de la cual un cubano promedio debe analizar dos veces si se puede dar el lujo de gastar una cantidad por un libro que no leerá.

Por los medios de difusión masiva sale que se hacen grandes compras de volúmenes de libros en moneda nacional, pero al realizar un análisis de los títulos, casi todo es para niños en cuestiones de juegos didácticos y dibujo, pero de lectura pasiva no hay mucho que comentar, que para el lector fuerte se desencanta ya que no encuentra nada de su gusto, cayéndose en una cacofonía en los libros interesantes que se venden en divisa dado a que como no los compra casi nadie los sacan en todas las realizaciones de este tipo de evento y son pocas los nuevos temas que se venden. Por criterios de asiduos a la lectura y que siempre acuden a este evento cuando se convocan, regresan decepcionados porque fue lo mismo que la anterior y la anterior y la anterior, donde muchos se van cargados de libros de poco contenido y cuando llegan a su casa lo ponen en un estante, teniéndolos solo para decir que lo tienen. De esta forma podemos decir que se está perdiendo el hábito de lectura del cubano.

 

Rate This Article

Licenciado en Derecho de la Universidad de La Habana. Director ejecutivo de la Plataforma Juventud Activa Cuba Unida (Jacu). Abogado Independiente, asesor y consultor jurídico de la Sociedad Civil Cubana. Activista y defensor de los Derechos Humanos. Presenta varios Posgrados en Derecho Penal, Propiedad Intelectual, Derecho de Autor, Argumentación Jurídica y temas de la Vivienda. Graduado en idioma inglés. Participación en varios encuentros de Bibliotecarios Independientes y Curso de Diseño de Proyectos, además de los Cursos Itinerantes de Gestión de Proyectos.

jpip1983@gmail.com

No Comments

Leave A Comment