HomeAulas AbiertasArtículoLos buzos de tierra en Cuba
Buzos en Cuba - imagen

Los buzos de tierra en Cuba

El índice de la población cubana en cuanto a nivel de pobreza va en aumento cada año. Este panorama, en las principales ciudades como en las más pequeñas, no pasa desapercibido porque algunos jóvenes, personas de la tercera buscan algo que les sea útil para vestir o comer. En Cuba a estas personas se les llama “buzos”.

Alberto es un ingeniero mecánico formado por la “revolución cubana”, golpeado por la vejez y una mísera pensión. Él narra que recibe una mísera pensión de 240 pesos cubanos que equivale a 10 dólares al mes y de ahí debe pagar la luz, solventar sus medicinas para su diabetes e hipertensión. Alberto debe buscar entre la basura su sustento de cada día. Sus manos alguna vez fueron pilar para la industria metalúrgica de la isla y hoy recoge cartones, latas y envases vacíos. Alberto señala que nunca pensó que llegaría a convertirse en un buzo que escarba en los latones de la basura.

Según los datos oficiales del gobierno Cuba se ha convertido en el país más envejecido de América. Con un sistema de pensiones insostenible a mediano plazo, recesión económica y un previsible impacto en los servicios sociales producto del envejecimiento poblacionales el país está enfrentando a uno de los mayores desafíos de toda su historia.

En nuestro país tenemos alrededor unas 300 casa de abuelos y 144 hogares de ancianos con una capacidad conjunta de unas 20 000 plazas. Las autoridades reconocen la pésima situación higiénica de mucho de estos locales. Muchos ancianos prefieren ingresar en los escasos 11 asilos llevados por órdenes religiosas que sobreviven gracias a la ayuda internacional.

La administración de Raúl Castro redujo drásticamente la cantidad de beneficiarios de la asistencia social en un proceso al que llamo eliminación de gratitudes, de los 582060 beneficiarios que había en el 2006 que representaba un 5.3 por ciento de la población se bajó hasta 175106 que seria 1.5 por ciento en el 2015. También fueron eliminados varios productos de la ya disminuida libreta de racionamiento como el jabón, pasta dental y fósforo.

La mayoría de los adultos mayores comentan que las fuentes de sus ingresos son la pensión, la ayuda de familiares, una parte de su trabajo y uno que otro recibe ayuda desde el exterior. Muchos ancianos se dedican a vender en las calles maní o caramelos para completar sus ingresos y otros revenden el periódico o buscan en la basura objetos que puedan comercializar. En las principales ciudades del país se observa una cantidad de mendigos.

Rate This Article

Es activista de Derechos Humanos y miembro del Partido Solidaridad Liberal Cubano. Participó de iniciativas como el Foro Económico de Nuevo País y Consenso Constitucional. Participa del programa Red de Facilitadores de Aulas Abiertas. Ha participado en el 2015 de la VIII Edición de la UDL.También es técnico medio en Servicios Gastronómicos.

laurober27@gmail.com

No Comments

Leave A Comment