HomeAulas AbiertasArtículoBoleto perdido al paraíso
Boleto perdido al paraiso - Imagen

Boleto perdido al paraíso

El tema de la emigración ha sido recurrente en Cuba desde que en 1959 Fidel Castro llegara al poder mediante una Revolución. Las olas migratorias comenzaron desde aquel primero de enero, pero se fueron haciendo cada vez más frecuentes a través de los años.

Motivos diferentes hicieron que varias generaciones de cubanos utilizaran las más insolitas vías para lograr arribar a su destino final, que en la mayoría de los casos estaba representado por Estados Unidos: Boca de Camarioca, El Mariel, los balseros fueron algunas de estas oleadas.

Sin embargo, hace algunos años una nueva afluencia de migrantes comenzó a recorrer varios países del planeta, principalmente, pero no exclusivamente, en Latinoamérica. Un gran número de cubanos, representado en su mayoría por jóvenes se vio obligado a salir de Cuba, no sin antes vender sus pocas propiedades.

Con la meta trazada vendieron las propiedades que poseían y con este dinero compraron un boleto al paraiso, cuyas escalas intermedias estuvieron marcadas por el miedo, la decepción, las enfermedades, el peligro y en más de un caso la muerte. Dejaron atrás hijos, pareja, familia, sueños y aspiraciones frustradas.

Todos tenían algo en común: salieron con el deseo de alcanzar sus sueños. Se dispusieron a enfrentar un largo e incierto viaje, muchos nunca llegaron, otros sí, pero otros aún se encuentran varados en distintos países con la amenaza creciente de ser deportados a Cuba al ser eliminada la política de pies secos, pies mojados. Me duele por ellos ¿cómo volver a empezar? Ellos vendieron todo lo que tenían o pidieron prestado un dinero a devolver.

Pero antes me dolía por la patria, esta política siempre convino al gobierno cubano. Las facilidades que brindaba servían para la creciente migración y estas facilidades migratorias eran la válvula de escape con que contaba el gobierno cubano. Cada vez que “la cosa se ponía mala” una gran parte del pueblo tomaba la alternativa de emigrar.

Ahora esa válvula de escape está cerrada, ahora la única alternativa es luchar, ahora lo único que toca es quedarse en Cuba. Ya no hay boletos que comprar.

Rate This Article

Miembro del movimiento Somos +, directora del proyecto Academia 10/10 de este movimiento, Máster en Ciencias de la Educación, graduada también de Licenciada en Historia, de Licenciada en Estudios Bíblicos y Teológicos, de Licenciada en Enfermería, de Profesora de Informática y de Técnico de nivel medio en Contabilidad. Escribe artículos de opinión para el blog del movimiento Somos +, así como para otros medios. Es miembro activo de la Mesa de la Unidad de Acción Democrática (MUAD) y participante del proyecto #Otro18.

joannacolumbie@gmail.com

No Comments

Leave A Comment