HomeArtículosDeserciones laborales
Climalaboral23

Deserciones laborales

En la isla caribeña se ha vuelto muy común y forma parte del argot popular la terminología A pululu, producto al programa humorístico “Vivir del Cuento”, que ha cobrado popularidad en la sociedad y en otros países, máximo si se trata de un programa que tuvo la presencia el año pasado del señor presidente de los EE. UU Barack Obama. Pero cuál es el significado de este vocablo. En el programa es el de abundancia, pero casi siempre dirigido a las mujeres, ya que el actor que empleó el término, así lo quiso.

En la sociedad es empleado para la abundancia de igual forma, pero no solo dirigido a mujeres, sino a los acontecimientos positivos o negativos que les ocurren diariamente a las personas en la isla.

Debido a las desmotivaciones y decepciones de los trabajadores, se han producido un sin número de abandonos laborales, no solo por el salario que no cubre sus necesidades básicas, produciendo deterioro en las relaciones con sus jefes, creando así en las empresas dos grandes grupos: los favorecidos y los despojados; sino también porque existen muchas personas que no se encuentran en el puesto laboral adecuado a su profesión. A pesar de que sabemos que cuando empezamos no siempre tenemos la dicha de hacerlo donde queremos y con las condiciones mínimas adecuadas; en Cuba los trabajadores de a pie, no encuentran solución a esta problemática, pues no ocurre como en otros países que tarde o temprano encuentran lo que desean y con condiciones básicas, en Cuba estos puestos son guardados para los privilegiados (familiares o amigos de los jefes) quiénes haciendo abuso de su poder, reparten a su antojo aquellos trabajos con alguna que otra condición o privilegio, dejando así desamparados a aquellos que a lo mejor desarrollarían con mucho más éxito ese puesto.

No se tienen en cuenta las capacidades o aptitudes que puedan tener las personas para un determinado puesto laboral o su interes por ese puesto, todo lo que mueve las relaciones en Cuba es el dinero y el beneficio que brinde esa amistad o esa persona. Esto no es del todo descabellado, pues hay que ser realistas y prácticos, sabiendo que las amistades con un determinado beneficio social pueden resolver problemas que, sin esta palanca, como se dice en buen cubano, podríamos resolver. Pero no creo ni comparto la idea de que sea esto lo que mueva todo el tiempo las relaciones humanas, pues que de aquellos que no cuenten con esta palanca para resolver sus problemas, de qué forma lo resolverían, o cuanto tendrían que esperar para hallar solución a sus conflictos. Que esperanzas le quedan a aquellas pobres almas desamparadas e incomprendidas del mundo, solo esperar. No, no creo que esta sea la solución, pues formaríamos parte de lo mismo que criticamos y aborrecemos: la violación de derechos humanos. La mejor forma es ayudar a esas personas denunciando dichos delitos o ayudarlos en la medida de lo posible brindando apoyo e información de lo que se debe hacer ante determinada situación.

No cansarnos de denunciar a aquellos que se venden como defensores y representantes de Dios en la tierra, extendiendo su bondad y amistad por el mundo, haciéndose ver como los samaritanos, dándole a otros lo que le falta a su gente, o dando lo mejor que tiene dejando a los suyos con poco o sin nada. Que indignación ante tanta injusticia, esperemos que la verdadera justicia y libertad llegue en algún momento no tan lejano, y que llegue sin piedad y a pululu.

Rate This Article

Joven miembro de Juventud Activa Cuba Unida (Jacu). Licenciada en Psicología Clínica de la Universidad de Ciencias Médicas de Bayamo. Terapeuta EMDR, avalada por la sociedad española de dicha terapia; así como terapeuta en HIPNOSIS, avalada por la Universidad de Ciencias Médicas de Granma.

kireniaflores555@gmail.com

No Comments

Leave A Comment