HomeArtículos¿Liderazgo o escuela de cuadros?
Liderazgo-ejecutivo

¿Liderazgo o escuela de cuadros?

Hoy tocaré un tema que quizás por vivir en nuestra zona de confort no visualizamos a priori o no nos hemos detenido a reflexionar. Se trata de la formación de líderes en Cuba y su contraposición con lo que se conoce como formación de cuadros.

El liderazgo ha sido conceptualizado a través de los años como la capacidad o arte que poseen algunas personas para influir en las actividades de un grupo o para dirigir a los demás. Cuando una persona es identificada por su grupo como líder, generalmente se busca fortalecer sus capacidades para que pueda dirigir algún área de la sociedad, desde una comunidad hasta un país. Esto se debe a que se reconoce mundialmente la importancia de la formación de líderes.

En Cuba, aunque esto también se reconoce e incluso en algunas carreras universitarias o cursos de posgrado tocan muy por encima el tema del liderazgo y su importancia, hoy está divorciada la instrucción de la actuación. Cuando una persona es identificada como líder es llevado inmediatamente a las llamadas Escuelas de Cuadros donde se les instruye en cómo actuar en función del fortalecimiento del sistema, dejando de un lado la formación de competencias cruciales en un líder. Es entonces cuando el líder transita por una metamorfosis, pues pasa de ser una persona preocupada por el qué y el para qué a ser una persona que debe preocuparse solo por el cómo. ¿Cómo cumplir o hacer que se sobre cumpla el plan? ¿Cómo mantener el estatus? ¿Cómo realizar las cosas, aunque no sea lo que hay que hacer?. La persona que antes se preocupaba por motivar, generar confianza, inspirar a la gente, enfatizar en la innovación y las iniciativas, en establecer una dirección y objetivos adecuados, aunque hubiese que desafiar reglas se convierte en una persona obligada a perderse en los sistemas, los procedimientos y el control.

Estos cuadros más preocupados por mantener su posición que por buscarse un problema actuando como líderes, son los encargados hoy en Cuba con su proceder de cultivar la cultura de la desconfianza en el pueblo y en consecuencia la apatía tanto política como social.  Esta práctica que se ha labrado durante tantos años ha ido dejando al país, en mi opinión, sin un líder. Además, ha introducido en las personas la incapacidad de comprometerse y aversión por cooperar voluntariamente, lo cual coloca al país en una situación de bajo civismo espontáneo y en consecuencia se genera una gran proclividad en las personas a maltratar lo público.

Con esta situación a la vista de todos, ligada a la inmovilidad manifiesta de los que tienen en sus manos hoy la capacidad de cambiar las cosas, evidencia que pesa más en la balanza la formación de cuadros o lo que es lo mismo la formación de personas que se encarguen del mantenimiento del sistema que la formación de líderes. Cabe preguntarse entonces ¿Es esto realmente lo que Cuba necesita? ¿El costo beneficio de este proceder es aceptable?

Rate This Article

Joven de Sancti Spíritus. Directora de Programas y Proyectos del Centro de Estudios para el Desarrollo Local. A.C. Egresada de la Universidad de Ciencias Informáticas como Ingeniero en Informática.

cede.programas@gmail.com

No Comments

Leave A Comment