HomeArtículosCuba tras la muerte de Fidel Castro
A man looks at a newspaper's front page at a kiosk in Oaxaca, Mexico on November 26, 2016, the day after Cuba's historic revolutionary leader Fidel Castro died aged 90. 
One of the world's longest-serving rulers and modern history's most singular characters, Castro defied 11 US administrations and hundreds of assassination attempts. / AFP PHOTO / ALFREDO ESTRELLA

Cuba tras la muerte de Fidel Castro

Tras la muerte del dictador cubano más grande de la historia ahora ha quedado una incertidumbre de; que será del cubano ahora que solamente Raúl Castro está sentado solo en el trono de la isla. Desde el funeral del comandante se hizo evidente la falta de unión entre las dos familias de los hermanos Castro al estar las dos familias divididas en la misma ceremonia. Yo narro lo evidente y lo que es palpable, real y verdadero; como lo es en este caso la histórica muerte del dictador más longevo de Hispanoamérica.

Hoy en día se hace evidente que el pueblo sigue siendo obligado involuntariamente a firmar el libro de condolencias y acompañar la marcha de la caravana rumbo al funeral final en Santiago de Cuba. El libro de condolencias se expandió a todos los colegios electorales del país como si fuesen elecciones presidenciales. En nuestro país existe alrededor de 11 millones de habitantes y solo 3 millones de ellos firmaron este libro, y 1 millón de ellos participó de la marcha y el funeral. Estas cifras han sido proporcionadas por los medios de comunicación en Cuba.

Paso a pasito el pueblo va dándose cuenta de todos los errores que Fidel cometió y que trajo consigo miseria y hambre. ¿y qué sucederá con las convicciones ideológicas de Fidel? Parece que son muy débiles, el testimonio confidencial de hijos y parientes de varios dirigentes de la isla no deja lugar a dudas: en la intimidad de sus casas se reniega del sistema y se admite el total desastre en que vive el país.

El derrumbe del socialismo, las adaptaciones del modelo chino han convencido a la clase dirigente que este sistema no es capaz de generar progreso y bienestar para el pueblo, el comunismo es irremediablemente ineficiente y genera terribles consecuencias morales y materiales para la sociedad.

Es tiempo ya de que la oposición sea reconocida en Cuba y que se reconozca a las organizaciones civiles y se les permita reunirse con libertad para proponer soluciones. Actualmente la Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD) y la plataforma cívica Otro18 recoge soluciones para lograr un cambio en Cuba.

Rate This Article

Es activista de Derechos Humanos y miembro del Partido Solidaridad Liberal Cubano. Participó de iniciativas como el Foro Económico de Nuevo País y Consenso Constitucional. Participa del programa Red de Facilitadores de Aulas Abiertas. Ha participado en el 2015 de la VIII Edición de la UDL.También es técnico medio en Servicios Gastronómicos.

laurober27@gmail.com

No Comments

Leave A Comment