HomeArtículosTodos somos cubanos
inmigrantes-cubanos

Todos somos cubanos

Recientemente he descubierto que en tanto en un círculo cerrado como en un tinajón sellado que no entra agua no circula otra que no sea la que no esté predeciblemente dentro o que no se puede trazar una línea a su interior, cuanto menos se podrá una tangente. Pero hemos tenido la oportunidad de salir del círculo y de beber de otra agua que no sea la del tinajón. Y me ha servido como innegable experiencia de vida que creo que será perfectible pero insuperable, porque he conocido otra historia, una que ha sido omitida constantemente de los libros y doblegada durante demasiado tiempo.

Una bienvenida natural, un dulce que comienza cambiando el sabor del medio ambiente. El respeto como valor más allá de la logística de un grupo de personas que comparte naturalmente los genes más allá que el resto de la humanidad con nosotros. Visitar una casa museo que creo es la más cubana de entre muchos países, no creo que exista otro lugar tan cargado de Cuba que le haga competencia fuera de la isla. Lo más relevante, sus creadores, dos personas que la vida les ha llenado de carácter pero que se les agua los ojos con una canción de la época que habla de ser libres sobrepasando muros, o en una noche con todos los cubanos compartiendo acerca de su parecer respecto a lo que ha significado para nosotros conocer la otra cara de la luna.

Te restriegan el cerebro varias cosas, el no haber podido accionar siempre correctamente desde que tenía conciencia, pero no me culpo absolutamente, existen muchos que como yo que no saben nada. Estar en el lugar público cubano más popular fuera de la isla disfrutando de una comida que me hizo recordar tanto a la isleña, pero con un sabor acentuado y natural que inevitablemente hace perder la postura al recordar a quienes que al igual que el resto de los cubanos se han perdido en el destino por un pasado condicionado por una máquina que le ha puesto pausa al tiempo.

La historia de cubanos que perdieron la vida, la de personas que han actuado por una causa diferente y a las que se les atribuye antónimos y no sinónimos del deseo común. Paisanos latinoamericanos con sueños entre nubes que se decidieron por una causa que ha sido nuestra desde el inicio. Alguien que salva vidas en situaciones naturales extremas por todo el mundo, pero piensa siempre en poderlo hacer en Cuba si fuera necesario. Otro que tiene la habilidad de recordarlo todo y crear una versión apegada desde los tiempos romanos si los minutos no le apresuran. Ver además los beneficios de algo que se le llama libertad y no libertinaje, de economías abiertas, de una persona con discapacidad que se detiene a escuchar y emite criterios tan válidos como el resto porque tiene idénticos sentimientos encontrados.

Tecnológicamente, ahora hay teclas que suenan de maravilla, y pudieran ser diferentes, pero no se trata de cuánto ha sido, sino de qué ha sido, y aunque parezcan tener mucho valor material, con certeza algunos saben que tiene mucho más del sentimental. A ello sumada la automatización, la limpieza de lo que rueda por el piso, un auto público que despliega una rampa para un minusválido, una muchacha a la que no se le cobra el autobús, un democrático cartel que sobrevive con toda normalidad en la calle incluso cuando ya ha ganado la opción opuesta en las elecciones, una bandera en un portal cualquiera que demuestra el amor por su patria sin querer fingir nada. Estados Unidos es grande, por su libertad, por su democracia.

Sea cual fuere el futuro para nosotros en Cuba solo hay algo que no se puede cambiar mientras exista y es lo que llevamos por dentro. Y siendo los más afectados, los que permanecemos a poco terreno rodeados de mar, también debemos de ser los más identificados con querer avanzar hacia lo que es mejor para cada cubano, por el bien de los que hemos visto sufrir, por el bien de los que vendrán y no tienen que vivir necesariamente detenidos en el tiempo. Todos somos cubanos, poco importa si no se vive en la isla, solo es necesario despejar la mente y actuar pensando en todos los que aún no saben nada.

Rate This Article
Author

Estudiante de Ingeniería Informática en la Universidad de Camagüey, apasionado de la Ciencia y la Tecnología. Seguidor de la neutralidad de la red e Internet, promotor de las libertades y derechos humanos así como la libertad de expresión.

haniel@gmail.com

No Comments

Leave A Comment