HomeArtículosSocialismo, comunismo, nazi-fascismo
Nazismo (3)

Socialismo, comunismo, nazi-fascismo

El origen del socialismo en Francia fue la oposición al liberalismo propuesto por la Revolución. Más adelante, estas mismas corrientes socialistas dieron al traste con el liberalismo alemán y abrieron el camino al nacionalsocialismo de Adolfo Hitler.

Los caminos a escoger por los socialistas eran dos, o el comunismo estalinista establecido en Rusia o el socialismo alemán o italiano. De esta forma, el comunismo y el nazi fascismo se convertían en la etapa superior del socialismo, surgidos ambos de las contradicciones no resueltas del capitalismo liberal.

El proceso que se vive en la actualidad en América Latina es similar al que existió en la Europa del siglo XIX y principios del XX. Corrientes filosóficas ajenas a la historia y cultura del entorno latinoamericano, han hecho simbiosis con el caudillismo tradicional en estas tierras.

Estimulados por la presencia de una revolución social en Cuba, derivada en dictadura de carácter estalinista, los tradicionales caudillos del continente se han erigido en líderes de un movimiento político que apenas entienden, pero que permitió a los barbudos de la Sierra Maestra prorrogarse en el poder más allá de toda lógica política.

Distribuir lo producido por otros es la clave de la simpatía que estos regímenes obtienen entre los pobres; la creación de empleos innecesarios para garantizar el engañoso pleno empleo, aumentos de salarios siempre insuficientes como engañabobos, servicios médicos supuestamente gratuitos extraídos del salario miserable pagado a los médicos y al resto de los empleados públicos y educación, por supuesto gratuita a costa de maestros mal pagados y en detrimento del desarrollo de infraestructuras, transporte y otros servicios.

De forma paralela a las políticas populistas, el socialismo de cualquier tendencia limita las libertades políticas y ciudadanas, sin que en apariencias el otorgamiento de unos beneficios tenga que impedir necesariamente el respeto de derechos fundamentales por parte de las autoridades.

En su momento, el pueblo alemán apoyó masivamente a Hitler, los italianos a Mussolini y los soviéticos a Stalin. Sus países sufrieron las consecuencias del socialismo y a pesar de todo, aún algunos los lloran. En América ya los tuvimos antes, pero en la actualidad las figuras de los fallecidos Hugo Chávez y Fidel Castro sirven de banderas a millones de personas necesitadas de una figura paternal que piense y decida por ellos.

Esos millones no se detienen a pensar que estos paladines del socialismo destrozaron a sus países con experimentos sociales tan inhumanos como los que vivieron la URSS, Alemania, Italia, China y Kampuchea en el siglo XX.

La Cuba socialista ha vivido por casi seis décadas de la ayuda de otros países ante la incapacidad del aplaudido líder de conducir el país por la senda del desarrollo. Hoy la nación se enfrenta a una nueva etapa con una especie de decálogo llamado “Concepto de Revolución” que se supone sirva como carta magna o lineamientos políticos religiosos supra legales, a la manera de las tablas de Moisés o la constitución de la Granja orwelliana.

Mientras tanto el pueblo de Venezuela enfrenta el nazi fascismo chavista, parece mentira que a estas alturas no se le llame por su nombre. Cuba y Venezuela han llegado a la fase superior del socialismo y eso indica que el fin de ambos sistemas está cercano aunque sea en medio de un cataclismo social de consecuencias incalculables.

Los estertores del socialismo y su muerte como sistema político económico y social no van a ser sin lucha, los que están en el poder  se van a resistir a sangre y fuego, y los que no, van a provocar todo  el mayor daño posible a los sistemas democráticos.

Rate This Article

Abogado y periodista independiente, miembro de la Corriente Agramontista de Abogados Independientes. Director del Centro para el Análisis de Políticas Públicas Libertad y Desarrollo. Escribe para el Diario de Cuba. Participó como candidato a delegados (concejales) en las elecciones municipales del Poder Popular en el 2015.

puchochaviano@hotmail.com

No Comments

Leave A Comment