HomeArtículosLas reuniones de la izquierda
Izquierrda latinoamericana - HC

Las reuniones de la izquierda

“El Partido de la Izquierda Europea y el Foro de Sao Paulo acordaron en Berlín una colaboración más estrecha en el marco de la primera reunión de las dos alianzas de partidos progresistas” (Diario Granma 19-12-16).

Visto así parece una reunión más de las tantas que los izquierdistas acostumbran efectuar en cualquier lugar del planeta para conmemorar aniversarios y despotricar contra el capitalismo. Pero, esta reunión no debe perderse de vista por varias razones. Una es que Alemania vio nacer y desarrollarse a las dos ideologías que más derramamiento de sangre y miseria han causado en la historia de la humanidad. Otra es que el encuentro se produce cuando los movimientos de izquierda o por decirlo mejor, las ideas de izquierda, son cuestionadas en Europa y en América Latina, experimentando un retroceso en la preferencia del público.

En realidad la reunión se movió entre los lamentos por el progreso indetenible del liberalismo, y paradójicamente, la existencia de una verdadera “crisis del capitalismo que se demuestra, entre otras cosas, en el Brexit y la elección de Donald Trump en los Estados Unidos”.

Para morirse de risa, por un lado el Brexit no ha sido ni fu ni fa, ningún analista serio puede suponer que la permanencia o salida de Gran Bretaña de la Comunidad Europea causará un cataclismo  en las relaciones políticas o económicas entre las dos orillas del canal de La Mancha. Ni siquiera la realización de las amenazas del Presidente electo de los Estados Unidos sobre la suspensión del tratado de libre comercio causará perjuicios insalvables. El capitalismo es mucho más que eso y lo demuestra el hecho de que Gran Bretaña nunca adoptó el Euro como moneda, además de que históricamente los británicos siempre han sido más británicos que europeos.  El diferendo entre británicos y comunitarios no pasa de ser una desavenencia entre vecinos de la cual cada uno tratará de sacar ventajas.

Por otra parte, considerar la elección de Donald Trump como parte de una crisis del capitalismo es uno de los disparates intelectuales más sonados en la historia de los disparates de los socialistas, que ahora prefieren encubrirse en la definición inocua de izquierdas. Estados Unidos no es un presidente sea este negro, blanco, mujer, latino o sioux. Es la nación más poderosa de la tierra y lo seguirá siendo por largo tiempo sobre todo porque su economía es altamente eficiente, todavía más que China, el otro país capitalista que le sigue.

Las crisis definitivas del capitalismo se vienen pronosticando “desde aquella primera y gozosa aseveración de Federico Engels de que la crisis financiera de la década de 1840 señalaba el fin del capitalismo” (Arthur Seldon, Capitalismo, Unión Editorial, 1994)

Contrario al socialismo, el cual conoció una única crisis desde el mismo día de su proclamación en el año 1917, hasta su derrumbe definitivo a principio de los años 90 del pasado siglo, el capitalismo sale fortalecido y renovado de cada crisis.

“La capacidad de recuperación del capitalismo a lo largo de la historia se apoya en siete pilares: la habilidad humana para rehacerse tras las adversidades que los hombres mismos provocan; la familia, a la que fortalece poniendo al paternalismo; la propiedad privada, que consolida mediante la legislación; la promoción de nuevas ideas y conceptos a través de las libertades políticas; la liberación del impulso para los descubrimientos científicos en virtud de las perspectivas de ganancias; el fomento de la generosidad en los donativos a los que induce mediante la reducción de impuestos; las enseñanzas éticas según las cuales el valor de una persona debe medirse más por su contribución a la riqueza tal como la juzgan sus próximos en el mercado que por su influencia político cultural.” (Arthur Seldon, Capitalismo, Unión Editorial, 1994).

Como conclusión a tanta bobería socialista y según ellos, “en un momento de cambios memorables a nivel global” (sic), se plantean una meta, que “debería consistir en ofrecer alternativas al sistema neoliberal”.

Es posible que el próximo evento lo quieran dar en La Habana, bastión del socialismo en Latinoamérica y máximo ejemplo de lo mal que le puede ir a los pueblos con cualquier experimento socialista presentado como alternativa suicida al único sistema capaz de crear riquezas.

Rate This Article

Abogado y periodista independiente, miembro de la Corriente Agramontista de Abogados Independientes. Director del Centro para el Análisis de Políticas Públicas Libertad y Desarrollo. Escribe para el Diario de Cuba. Participó como candidato a delegados (concejales) en las elecciones municipales del Poder Popular en el 2015.

puchochaviano@hotmail.com

No Comments

Leave A Comment