HomeArtículosSe va uno pero quedan otros
estudiantes-tributo-fidel-4-580x387

Se va uno pero quedan otros

Sin palabras por lo sucedido en Cuba el 25 de noviembre del 2016, cuando de forma directa o indirecta las personas se enteraron de la muerte de Fidel Castro Rus, muchos no lo creíamos y pensábamos que era una broma que nos hacían pero al corroborar por los medios de difusión masiva nacionales que están en poder del estado, se ratificó el fallecimiento con la finalidad de adelantarse a los medios de difusión masiva internacional y redes sociales.

Los cierto es que desde hace tiempo y en reiteradas ocasiones Fidel sufría desapariciones prolongadas y que llamaban mucho la atención nacional e internacional, debido a que después de su renuncia y enfermedad solo se dedicó a realizar extensa reflexiones, que una persona normal en su estado de salud les resultaría humanamente imposible hacerlas. Las mismas se publicaban constantemente y de repente cesaron, muchos comenzaron a creer que había muerto, pero para palear estas ausencias en varias ocasiones sacaban fotos suyas como para demostrar que estaba vivo, pero aparentemente desgastado.

Estas acciones se hicieron en varias ocasiones y el cubano un tanto que se acostumbró a que Fidel desapareciera y volviera aparecer en los medios de difusión masiva, cuando lo visitaba una personalidad internacional le hacían vídeos y fotos para dar a entender que aún estaba vivo. Su clausura en el podio fue en el séptimo congreso del partido comunista de Cuba en la asamblea donde hizo disertaciones descabelladas pero aceptadas por los allí presentes que se desmotivaron al ver lo deteriorado que estaba, luego de este suceso su aparición en cámaras fue descendiendo, hasta que  su hermano anuncia su muerte y declara duelo nacional en todo el país.

Fue alegría para unos y tristeza para otros en el plano internacional ya que dentro del país la situación se mantuvo tan calmada que parecía increíble que hubiese muerto y no hubiese pronunciamientos de la oposición interna, lo cual se debe a que horas antes de declarar el fallecimiento se estaban haciendo advertencias a estas personas para que no hagan nada en lo absoluto.

Hubo críticas al comportamiento que se vivió en esos momentos pero la cuestión es que hay que estar dentro de Cuba para saber que se puede o no hacer sin salir perjudicado. De todos formas se mantuvo una política de divulgación de las memorias de Fidel por todos los canales de la televisión, se prohibió y suspendió las fiestas en ejecución y planificadas, donde no se permitió vender bebidas alcohólicas en ningún establecimiento estatal o particular. Se mantuvo control estricto de las cuadras por parte de la Seguridad del Estado para evitar revueltas y activaron los grupos de respuesta rápida para posibles enfrentamientos. No es menos cierto que la oposición quedo atada de pies y manos, pero no significo nada su muerte ya que la situación sigue igual o peor que cuando él dirigía, sin posibilidades de prosperar y alcanzar el desarrollo esperado, con promesas de que la situación empeoraría aún más. La cuestión estriba en que uno solo aunque muera, no arregla los males existentes, ya que los que lo rodean son más corruptos y por ellos es que estamos como estamos, que hasta que no caiga el último de ellos seguiremos oprimidos y viviendo en la miseria toda la sociedad civil cubana.

Rate This Article

Licenciado en Derecho de la Universidad de La Habana. Director ejecutivo de la Plataforma Juventud Activa Cuba Unida (Jacu). Abogado Independiente, asesor y consultor jurídico de la Sociedad Civil Cubana. Activista y defensor de los Derechos Humanos. Presenta varios Posgrados en Derecho Penal, Propiedad Intelectual, Derecho de Autor, Argumentación Jurídica y temas de la Vivienda. Graduado en idioma inglés. Participación en varios encuentros de Bibliotecarios Independientes y Curso de Diseño de Proyectos, además de los Cursos Itinerantes de Gestión de Proyectos.

jpip1983@gmail.com

No Comments

Leave A Comment