HomeArtículos«Socialismo» capitalista
2016-12-05-02_37_30-greenshot_1600x900

«Socialismo» capitalista

El Gobierno declaró a Cuba como socialista a inicios de la Revolución, a las multitudes del momento la idea de compartir los mismos valores no solo moral sino económico, esta idea no les pareció descabellada, todos avanzarían a la par en una especie de comunismo utópico. El cuento de que todo estaría en manos del pueblo si estaba en manos del Estado sigue vigente, hoy apreciamos a quiénes aún participan convocados por sus centros de estudio o trabajo en desfiles y marchas que ya no continúan creyendo en las promesas iniciales que luego de tanto tiempo para ejecutarse nunca fueron logradas.

Difiere mucho al respecto el cubano actual, que no vive pensando en permanecer trabajando para poder tener un nivel de vida como en el resto de los países, sino para sobrevivir. Del invento o la lucha, ilegalidades obligatorias es que se genera nivel de vida en Cuba, algo que dirigentes no tienen que realizar, pero el resto del pueblo sí y se hacen  los de la “vista gorda”los que aplican la ley.

Cuando se tienen dudas, se aplica la matemática, y como dice la letra de una cubanísima canción: “La cuenta no da”, con salarios promedios de $20, unos 500 pesos en moneda nacional. Imagine que comienza en su PC un juego similar a los Sims, con dificultad avanzada, en el que no puede deshacer sus acciones, dispones de un conjunto limitado de ítems, sus precios son el promedio de costo entre varios países, sumándole un por ciento que puedes considerar como impuestos. Jugar es sencillo, tienes educación pública gratuita mientras estudies e igualmente dispones de atención médica sin costo alguno. Lo demás, deberás pagarlo: ¿Cuántas posibilidades tienes de sobrevivir realizando las combinaciones de ítems si solo dispones de $20? Así es la vida del cubano, desafortunadamente no es un juego, menos cuando tienes hijos y familiares que dependen de ti.

El papel resiste lo que se le escriba, igualmente una presentación de Power Point con cifras económicas anuales, pero, ¿Qué cálculo lógico se debe realizar para recibir de año a otro 1 millón de turistas más, reglón fundamental de la economía del país y ello no se vea reflejado en el crecimiento del PIB o en el desarrollo de otro sector de forma significativa? Aunque busques no vas a poder encontrar un mapa del caimán con transparentes arterias y la circulación de dinero por sus venas que dejen al descubierto los más gordos capilares.

Es de preferir los números y no las letras, las palabras confunden y crean falsos ideales cuando las cifras aplicadas tras las mismas no corresponden. Tiene mayor solidez un sistema financiero transparente, con estadísticas públicas, en las que se aprecia a dónde terminan los impuestos, que en el que se confía en un concepto que no es ejecutado por robots sino por personas que defienden sus propios intereses y consecuentemente falla.

Duele ver a personas que sufren el continuar sin poder hacer algo diferente, a los que se cobijan bajo el sí cuando piensan que no, a quienes idearon algo como para creérsela religión que se puede esparcir por el mundo pero que persigue sus errores para ocultarlos y que a otros la metáfora les parezca símil.

El cubano no conoce una alternativa viable y es lo que no le deja avanzar hacia ello. Sigue soportando el aumento desmedido de alrededor de 25 veces el costo inicial de su patente para poder obrar o imposiciones de miles de pesos sumadas a su declaración jurada que le impiden continuar siendo un trabajador del sector privado llamado cuentapropista. Siguen existiendo sistemas de evaluación por puntos de emulación en algunas empresas en las que parecerle bien al jefe termina siendo mejor que el resultado tangible de la producción. La desinformación hace creer que el mundo funciona incorrectamente, pero si ya tienes edad de ser estadista y percatarte de la verdad, quizás ya también decidiste callar antes de ir a contracorriente porque no quieres tener un futuro incierto viviendo en la hermosa isla de Cubavisión Internacional.

Rate This Article
Author

Estudiante de Ingeniería Informática en la Universidad de Camagüey, apasionado de la Ciencia y la Tecnología. Seguidor de la neutralidad de la red e Internet, promotor de las libertades y derechos humanos así como la libertad de expresión.

haniel@gmail.com

No Comments

Leave A Comment