HomeArtículosLa maldición geográfica
estados-unidos-y-cuba-gobernantes-y-politicos-en-esta-composicion-fotografica

La maldición geográfica

De los 44 presidentes que han pasado por la Casa Blanca, el gobierno de los hermanos Castro ha conocido a 11. Demócratas y republicanos, de mano suave y duros, amistosos o no. El caso es que después de la infeliz idea de Fidel Castro de expropiar sin compensación a las compañías norteamericanas, la isla no ha podido levantar cabeza a pesar de amenazas, coqueteos y amoríos extra continentales. Los once presidentes han mantenido la misma postura con respecto al gobierno comunista, si quieres mejorar las relaciones, págame lo que me quitaste.

Nunca, como castristas y anticastristas por igual han querido hacer ver, el embargo económico, comercial y financiero establecido por los Estados Unidos, tuvo relación alguna con el respeto a los derechos civiles y políticos en Cuba. Para unos, el reconocer estos derechos es una concesión al imperio que los amenaza, para los otros, el levantamiento del embargo debe ser condicionado por el respeto de estos derechos.

No obstante, el problema siempre fue económico y lo demuestra el hecho de que las conversaciones entre Barack Obama y Raúl Castro han girado alrededor de ese aspecto. El tema de los derechos civiles y políticos, cuando más, ha sido puro compromiso utilizado para sazonar unas conversaciones anodinas que no van a mejorar la vida del pueblo cubano.

Estas disquisiciones no son gratuitas, ningún presidente norteamericano va a lograr que el gobierno comunista de Cuba deje de serlo. Si la primera medida de Donald Trump como Presidente de la Unión Americana fuera levantar total y unilateralmente el embargo, el gobierno cubano se va atrincherar aún más y no solo pedirá la devolución de la Base de Guantánamo, sino la independencia de Puerto Rico, la devolución de Texas a México y la indemnización a Japón por las víctimas de las dos bombas atómicas.

De todos modos, el destino de Cuba parece ser el desmoronamiento del gobierno, provocado por su ineptitud más que por la acción de las fuerzas prodemocráticas, sumado esto a la pérdida de valores de la sociedad en su conjunto. Tomará décadas reconstruir el país después del saqueo a que lo ha sometido el gobierno comunista y la deformación inculcada a la población.

Sin embargo, los cubanos se sienten involucrados en las elecciones del vecino norteño. Pusieron sus esperanzas en la Clinton y rechazan a Trump como si Cuba fuera el estado 51 de la Unión. La mayoría de los isleños vota demócratas sin saber siquiera cómo funciona un proceso electoral ni en qué consiste la tripartición de poderes.

En Cuba se hace campaña anti Trump, se hablan maravillas de la Clinton sin conocerla y se acusa al otro de haber hecho trampas, que compró los votos o que la mafia lo ayudó, que no quiere a los mexicanos (tampoco los cubanos orientales son bien recibidos en La Habana), y que el mundo con ese señor va a desaparecer.

Toda esa bobería ideológico-dependiente es en lo que el sistema político cubano ha logrado convertir la capacidad de análisis de un pueblo que vive agradecido de que lo ayuden a levantar el bohío que el ciclón se llevó y aplauden babeantes a los responsables de que después de 57 años sigan viviendo en la precariedad a pesar de que saben leer.

Pero no es solo el pueblo, el gobierno está nervioso y a la vez que felicita al elegido, anuncia con grandes titulares la realización de maniobras militares, quizás con el fin de levantar la decaída moral revolucionaria en la que ya nadie cree de tanto que se le ha maltratado.

Nada, que al parecer Cuba está demasiado cerca de la primera potencia del mundo y eso lo mismo sirve para llenarnos de esperanzas que de temores, mientras nos hace olvidar que nuestros problemas y sus soluciones hay que buscarlos hacia adentro.

Rate This Article

Abogado y periodista independiente, miembro de la Corriente Agramontista de Abogados Independientes. Director del Centro para el Análisis de Políticas Públicas Libertad y Desarrollo. Escribe para el Diario de Cuba. Participó como candidato a delegados (concejales) en las elecciones municipales del Poder Popular en el 2015.

puchochaviano@hotmail.com

No Comments

Leave A Comment