HomeArtículosLámpara de la calle y oscuridad de la casa

Lámpara de la calle y oscuridad de la casa

Lamentablemente entre los días 4 y 5 del mes de octubre del 2016, Cuba fue víctima desgraciadamente del huracán Matthew de categoría 5 en la escala Saffir-Simpson. Con su paso arrollador y destructivo, que debido a la lentitud con la cual se movía, tenía a las provincias del oriente cubano en sobre aviso, dado a que los pronósticos de su llegada variaban constantemente, definiéndose en las últimas horas los lugares por los cuales pasaría y haría sus estragos.

Recordar que la zona oriental de Cuba es montañosa y la entrada de este huracán analizando su traslación resultaría difícil por las montañas que lo podían frenar o debilitar, pero esta situación geográfica también tenía como contrapartida que cuando lograse entrar le resultaría difícil también salir y como se movía tan lento el daño sería peor ya que su constante devastación se prolongaría un poco más, por las montañas que le impedían salir, donde los resultados serían desastrosos por estas condiciones.

El Instituto de Meteorología con su mayor esfuerzo y profesionalidad logra definir los lugares por donde pasaría Matthew, pero hay que reconocer que el sistema de defensa en tiempos de huracanes, juega un papel protagónico en la preparación de la sociedad civil, haciendo todo lo que estaba a su alcance para soportar los embates de ese desastre meteorológico. Durante esos días la provincia de Guantánamo fue la escogida por Matthew para visitarla, haciendo de las suyas no en los municipios cabeceras, sino en lo que se encontraban en la periferia, los cuales no tuvieron la misma protección debido a su escasa importancia y significación económica. Los mismos quedaron incomunicados por vía terrestre y comunicación, sin saberse que había pasado en ellos por un tiempo prolongado, se hacían los mayores esfuerzos pero eran inútiles establecer las comunicaciones con ellos, por lo que mediante el apoyo de las demás provincias se empieza a trabajar sobre la base de establecer contacto.

Una vez activada las comunicaciones en un marco no mayor de 72 horas después del suceso, se empiezan a contabilizar los grandiosos daños que sufrieron las viviendas y locales de estos poblados que no se priorizaron en su protección, ya que se consideró respaldar los más céntricos y omitir los alejados, trayendo como resultado que el ciclón no paso por los céntricos y si por los alejados, donde como no estaban bien protegidos hubo muchas pérdidas materiales y por buena suerte no hubo pérdidas humanas que se hayan reportado hasta el momento.

Los embastes del Matthew se sintieron en todos los lugares de Cuba, en unos más que en otros, pero los que si recibieron el golpe directo, fue desastroso lo que hizo que varios dirigentes se personaron en los lugares afectados para hacer acto de presencia y decir que la revolución los ayudaría a salir hacia delante, culminado estas visitas el presidente cubano Raúl Castro que siguió el ejemplo de su hermano Fidel Castro que siempre que había un suceso meteorológico de gran magnitud visitaba los lugares afectados para ganarse el respaldo del pueblo.

El pueblo inocente creía en las promesas de ayuda rápida, las cuales se tardaran debido a que los daños son serios y no se solucionara a un corto plazo, sino a uno mediano o largo, ya que muchos inmuebles perdieron su cubierta o dejaron de existir y estaba por empezar las otras consecuencias por el paso del huracán, como la materialización de enfermedades por la contaminación de las aguas y aparición de vectores de insectos y roedores por los derrumbes ocasionados. La salud de esos lugares está en juego en dependencia de la prioridad que le den y los esfuerzos solidarios que se brinden, si verdaderamente se pretende resolverle el problema a los afectados.

La cuestión estriba en que sin aun terminarse de contabilizar los daños y cubrir los problemas epidemiológicos y de salud de esos lugares que recibieron el embaste directo de Matthew, por no haberse establecido una mejor protección a los mismos, cínicamente el gobierno dispone de manera solidaria que Cuba brindaría una brigada de médicos a prestar servicios en Haití, que también había sido afectado por ese fenómeno. Porque motivo obligan al cubano a quitarse lo que tiene para dárselo a otros, justificando que son damnificados, si los propios cubanos son a su vez damnificados y en peores condiciones, se intenta a nivel internacional mostrar que Cuba es una potencia médica y se puede dar el lujo de prestar sus doctores, pero lo que no se sabe es que al prestarlos nosotros lo cubanos nos quedamos sin ellos.

Rate This Article

Licenciado en Derecho de la Universidad de La Habana. Director ejecutivo de la Plataforma Juventud Activa Cuba Unida (Jacu). Abogado Independiente, asesor y consultor jurídico de la Sociedad Civil Cubana. Activista y defensor de los Derechos Humanos. Presenta varios Posgrados en Derecho Penal, Propiedad Intelectual, Derecho de Autor, Argumentación Jurídica y temas de la Vivienda. Graduado en idioma inglés. Participación en varios encuentros de Bibliotecarios Independientes y Curso de Diseño de Proyectos, además de los Cursos Itinerantes de Gestión de Proyectos.

jpip1983@gmail.com

No Comments

Leave A Comment