HomeArtículosCausas y consecuencias de las deserciones escolares en los jóvenes cubanos
22335-fotografia-g

Causas y consecuencias de las deserciones escolares en los jóvenes cubanos

A pesar de que el gobierno cubano desde el triunfo de la revolución decretó leyes a favor de una salud y una educación “gratuita”, son muchas las deserciones escolares existentes, pues en la isla gratuidad es sinónimo de mala calidad.

El gobierno cubano en su empeño de vender el hecho de ser el país más culto del mundo, ha descuidado aspectos fundamentales en la educación de su pueblo, pues la formación en grandes cantidades de profesores ha degradado no solo el prestigio de algunos muy buenos, sino la calidad de sus clases y el desinterés de los miembros.

No podemos descuidar el hecho de que cuando estudiamos aquello para lo que no tenemos aptitud (y actitud), por querer aparentar algo que no es la realidad, las cosas no salen bien, y tarde o temprano la verdad sale a la luz. El maestro conjuntamente con la familia son los encargados en la sociedad de transmitir conocimientos, formar a la nueva generación y guiarlos hacia su verdadera vocación; algo que lamentablemente no ocurre en Cuba y no es por culpa de nuestros jóvenes que se encuentran formándose o de nuestros profesores ya formados, sino del gobierno que primero no es capaz de garantizar o de brindar opciones de trabajo suficientes para las diversas capacidades y aptitudes de la nueva generación, y segundo por la decepción de nuestros profesores a quienes no se les brinda una adecuada atención, y aunque sabemos los sacrificios de la profesión, son seres humanos con familias, que tienen igual de carencias y necesidades, las cuales deben ser satisfechas. Es por ello que nuestros jóvenes desertan de las aulas, no solo por saber en ocasiones más que alguno de sus profesores, sino además por la decepción y la frustración de no satisfacer las necesidades  de obtención de nuevos conocimientos. A pesar de todo esto, continúan formándose profesores por mantener una apariencia.

Pero existe igual de deserción en las aulas de los jóvenes en formación pedagógica, quienes prefieren irse a poner en práctica habilidades que han desarrollado todo cubano producto a las necesidades, las cuales generan ideas y en ocasiones desarrollo, como son las de negociante o de luchados como se dicen en buen cubano, pues es mucho mayor la recompensa económica y la satisfacción personal. Entonces cabe hacerse algunas preguntas, ¿realmente somos el país más culto del mundo o el que más estudiantes universitarios forma en sus aulas? ¿es acaso volumen de estudiantes universitarios sinónimo de persona culta?; no lo creo, realmente el hecho de llevar a muchos de nuestros jóvenes a la universidad a que se gradúen y logren alcanzar un título, no quiere esto decir que sean cultos, pues no son sinónimos. Ser una persona culta va mucho más allá de un aula en una universidad. Depende de obtener una cultura amplia y profunda, y de la capacidad no solo de interpretación sino de las habilidades e inteligencia desarrolladas para saber aplicar todo ello a nuestra vida personal, convirtiéndonos así en mejores seres humanos. Tener acceso a una gama amplia de literatura universal (aunque haya que pagar por ello) que te permita conocer no solo el pedacito donde naciste, sino además el mundo en donde existes, ese privilegio no lo tenemos los jóvenes cubanos. Es por ello preferible pagar por saber y tener los recursos necesarios para un buen desarrollo de conocimiento a que me regalen una educación gratuita de bajo costo, con mala calidad y llena de mentiras.

Rate This Article

Joven miembro de Juventud Activa Cuba Unida (Jacu). Licenciada en Psicología Clínica de la Universidad de Ciencias Médicas de Bayamo. Terapeuta EMDR, avalada por la sociedad española de dicha terapia; así como terapeuta en HIPNOSIS, avalada por la Universidad de Ciencias Médicas de Granma.

kireniaflores555@gmail.com

No Comments

Leave A Comment