HomeArtículosEmbargo: una medida lógica y bien intencionada que nos frena
Red marker over Cuba island

Embargo: una medida lógica y bien intencionada que nos frena

Cuando hablamos de Embargo, o sencillamente “Bloqueo” como se suele hablar en terminología popular impuesta por las autoridades de la isla, enseguida sabemos que nos referimos al conjunto de medidas que tomó el gobierno de EE.UU. luego de los sucesos de 1959 como respuesta lógica a las medidas arbitrarias del nuevo gobierno que se instauró. Hablar de este tema es «caldo de cultivo» y noticia diaria dentro de los medios de prensa del gobierno actual; ello se debe a que ha sido la política internacional que se ha convertido en pretexto y justificación para ocultar las deficiencias en la gobernabilidad del país, basados en la imposición histórica de la “ideología antimperialista”. En Cuba no hay una carencia, un mal funcionamiento, o una respuesta insatisfactoria para el pueblo que no sea «achacada» a esta lógica medida del gobierno estadounidense de la época. Bajo esos pretextos mal fundados han engañado a todo un pueblo, que gracias a Dios van siendo menos, en función de los maléficos trabajos que se realizan desde las instituciones estatales.

No es ilógico reconocer entonces como beneficiosos los cambios en la política del presidente Obama para con Cuba. Él se ha dado cuenta, como muchos otros funcionarios del gabinete de gobernación, que recrudecer las medidas económicas no son la solución al problema, porque sencillamente distancia a las poblaciones de ambos países. El Embargo no solo perjudica a la población con tendencia ideológica socio-comunista, sino que además frena el óptimo y mejor desarrollo y empoderamiento de nuestra sociedad civil emergente o de oposición. Para que se tenga una idea de lo que hoy estoy expresando en estas líneas, imaginemos por solo minutos cuánto cambiaría la realidad del cubano de a pie si se eliminara definitivamente esta política. Cuántas cosas se pudieran seguir haciendo, porque sencillamente existe un paraban de justificaciones absurdas de las distintas autoridades estatales, que constantemente culpan al “bloqueo” del principal responsable, creándole las condiciones ideales al estado cubano actual para que oculte sus verdaderas deficiencias detrás del mismo. Y yo me hago las siguientes interrogantes: ¿qué excusa le dará el gobierno actual al pueblo el día que no exista Embargo, para el sin número de deficiencias en su trabajo? ¿Está realmente preparado el gobierno cubano actual, desde el punto de vista institucional, jurídico y psicológico para vivir en una Cuba sin “bloqueo”? Creo verdaderamente que no. ¿Qué excusas tendrían entonces para parar a un pueblo que ha vivido «enjaulado y privado de los derechos humanos esenciales», según el gobierno a causa del “bloqueo”, dicho con palabras adornadas? Si soñamos en un cambio hacia la verdadera democracia y el respeto integro a todos los derechos humanos en Cuba, sería bueno considerar esta idea. Una Cuba sin Embargo le permitiría al cubano poseer mayores ingresos salariales, que de seguro emplearía para materializar sus «sueños reprimidos»  de viaje, de consumo abundante, de mayor nivel de vida, de intercambios con otros modos de pensar, etc., dejando sin palabras los discursos engañosos de los defensores del socialismo utópico cubano. No habría justificación alguna para negar futuros intercambios académicos provechosos entre las distintas poblaciones del mundo con los cubanos, creándose las bases pare el verdadero y definitivo cambio de mentalidad en la isla.

El joven cubano exigiría al gobierno todas las condiciones y libertades que históricamente le han sido negados, esta vez sin justificaciones arcaicas. En fin, considero que sería bueno considerar los beneficios de un cambio de perspectiva hacia Cuba, ya que de ésta depende el tránsito definitivo hacia la nueva isla cubana que muchos deseamos ver.

Rate This Article

Licenciado en Psicología General. Egresado de la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba en 2014. Joven de Granma, miembro de Juventud Activa Cuba Unida (Jacu), pertenece al equipo de formadores y en la organización es responsable de investigación.

ivanrene41287@gmail.com

No Comments

Leave A Comment