HomeArtículosTendencias actuales de la política económica del gobierno cubano
18951506_303

Tendencias actuales de la política económica del gobierno cubano

¿Hacia dónde va la economía cubana? La brújula apunta hacia un socialismo de mercado basado en la inversión extranjera más bien que en el desarrollo del sector privado nacional. Como quiera que sea, el gobierno cubano pone en primer término el control sobre la sociedad antes que en su desarrollo y para esos fines es mejor entenderse con un puñado de capitalistas golosos que con miles de emprendedores en expansión.

El llamado nuevo modelo económico cubano en realidad no es nada nuevo, el experimento ha sido llevado a cabo en diferentes países y épocas con resultados cuando menos, magros, al insistir los gobiernos en garantizar el estado de bienestar a costa de aumentar los impuestos, fijar límites a los precios y otras medidas que favorecen a una parte de la sociedad, mientras que a la otra parte se le obliga a llevar doble carga.

Los gobiernos de izquierda latinoamericanos se dieron cuenta desde bien temprano que el camino  a seguir estaba signado por el respeto a las instituciones que encontraron a su llegada al poder, muy a su pesar, y el respeto a la propiedad privada y la economía de mercado.

El resultado ha sido el de una economía de mercado dentro de sistemas más o menos democráticos y un intento de beneficiar a los sectores poblacionales más desprotegidos que muestra resultados positivos, a la vez que la economía crece con beneficios en infraestructuras, salud y educación. Los inversores extranjeros no han huido de estos países cuyas economías, a pesar de lo orientado desde La Habana, no se han convertido en estatales y planificadas.

Incluso la sufrida Venezuela no ha colapsado totalmente, a pesar de los esfuerzos de Maduro, gracias a que una parte significativa de su economía es privada. Esos capitalistas vilipendiados por los chavistas, son los que permiten con su aporte que el gobierno bolivariano gaste a manos llenas en programas sociales

Pero el gobierno cubano no entra en razones, insiste en que solo una economía estatal centralizada y planificada sacará a Cuba de la miseria, claro que contando con la ayuda de algún capitalista extranjero que si es norteamericano tanto mejor. El mundo entero, incluyendo a los socialistas, excomunistas, europeos, asiáticos y latinoamericanos, se percataron que el capitalismo puede ser injusto, pero es siempre eficiente y mejorable, en tanto que el sistema de fantasía propugnado por los comunistas cubanos es todavía más injusto y además ineficiente como creador de riquezas. El perfeccionamiento del socialismo a lo cubano solo puede dar como resultado menos libertad, más escasez, menos productividad, más corrupción y más necesidad de la caridad mundial.

Las flamantes medidas de perfeccionamiento y conceptualización evidencian todas las carencias del sistema y su incapacidad para lograr el desarrollo económico del país. Todo el programa es irrealizable porque está basado en la negación del derecho a la propiedad privada y al lucro como resultado lícito del libre mercado.

Lo que necesitan los cubanos no es lo que brinda el Estado y esto no es subversión, es una realidad que el gobierno de la Isla se niega a aceptar con una tozudez patológica, alegando ciertas amenazas a la soberanía que no existirían si esta radicara en el pueblo y no en un grupúsculo de burócratas sobrevalorados.

Rate This Article

Abogado y periodista independiente, miembro de la Corriente Agramontista de Abogados Independientes. Director del Centro para el Análisis de Políticas Públicas Libertad y Desarrollo. Escribe para el Diario de Cuba. Participó como candidato a delegados (concejales) en las elecciones municipales del Poder Popular en el 2015.

puchochaviano@hotmail.com

No Comments

Leave A Comment