HomeArtículosDebate ¿entre cubanos?
foro-debate-sociedad-civil (4)

Debate ¿entre cubanos?

El VII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) trajo aparejado desalientos y desesperanzas, pero sobre todo un sabor amargo en gran parte de la militancia comunista, fragmento poblacional que representa solo el 6% de la población cubana. Un número bastante elevado de militantes criticaron fuertemente que antes del Congreso no se discutiera en los núcleos del partido (grupo base donde se reúnen los mismos) los documentos que fueron discutidos en el evento y unido a esto, el elevado nivel de secretismo que está envolviendo a los comunistas cubanos.

Sin embargo ahora, casi que tratando de salvar la situación, se ha comenzado a partir del 15 de junio y hasta el 20 de septiembre, un proceso de debate y consulta popular de los documentos resultantes de dicho congreso (Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y las Bases del plan nacional de desarrollo Económico y Social hasta el 2030) “con el propósito de enriquecerlos y perfeccionarlos”, pero cabría preguntarnos si es posible enriquecer y perfeccionar lo que no es posible debatir democráticamente, es necesaria la confrontación de ideas y opiniones para generar desarrollo, ideas y opiniones que aunque diversas pueden contribuir a un cambio trascendental en nuestro país y eh ahí la palabra a la que le temen los aferrados al poder.

El debate debe estar sujeto a reglas donde se respete la opinión del contrario, donde no se imponga sino más bien se proponga, donde se cautive con nuevas fórmulas y se intente experimentar con ellas antes de confinarlas al olvido, el debate es escuchar y hablar, es ponerse en el lugar del otro y entender sus propias razones, es tolerar las diferencias y aceptar que estas existen al final, en fin, el debate es uno de los más elevados actos de comunicación humana.

Entonces comparemos todos estos elementos con lo que hoy se realiza en Cuba: el debate cubano no trasciende el “todos estamos de acuerdo” o “aprobado por unanimidad”, nadie discrepa o se abstiene, no se promueve el razonamiento ni el pensamiento crítico, solo el apoyo al discurso que alguien proporciona y establece casi como ley, tan agobiado con otras situaciones de la vida el cubano no tiene tiempo de estar pensando mucho, prefiere ceder cada día más espacio en el sagrado derecho y deber de expresarse con libertad, perdiendo así, cada día más, su capacidad de participación ciudadana.

Debate si necesitamos en la Cuba de hoy, imposiciones no, Cuba necesita con celeridad un dialogo popular donde sin miedo a nada digamos que queremos, a donde pretendemos  ir y quienes deseamos que nos guíen en ese proceso de tener como alternativa posible un país próspero, solo así entonces estaremos comenzando a experimentar los rudimentos de una democracia que nos incluya a todos y sea realmente para el bien de todos.

Rate This Article

Estudió Dibujo Arquitectónico. Ha realizado cursos de periodismo y artes plásticas. Es defensora de la libertad del individuo y los derechos de los animales.

roxanaaa@gmail.com

No Comments

Leave A Comment