HomeArtículosBaracoa se prepara para celebrar sus 505 años
Vista del pueblo de Baracoa

Baracoa se prepara para celebrar sus 505 años

En la ciudad de Baracoa hay un gran ajetreo entre sus pobladores. De acuerdo a sus diferentes ocupaciones dan todo o que pueden de sí para que la festividades por la fundación de su  villa, el 15 de agosto, se celebre, como todos los años, por todo lo alto.

La villa, que fue la primera capital de Cuba, fue fundada en 1511 por el adelantado Diego Velázquez, 19 años después que el Almirante Cristóbal Colón arribara a la bahía de Baracoa, el primero de diciembre de 1492, a dos meses del descubrimiento de la isla.

La villa, bautizada como Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, a los cinco años de fundada, el Papa León X la designó como la primera sede episcopal y catedralicia de Cuba, condición que mantuvo entre 1516 y 1523.

Desde 1757 la iglesia de Baracoa comenzó a llamarse Iglesia de la Santa Cruz de la Parra. A partir de 1804 fue la parroquial mayor.

En  500 años, la iglesia ha sido sometida a dos procesos de reconstrucción, el primero en 1886 y el segundo en 2012.

Por facultad conferida por el Papa Francisco, un Decreto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de 24 de junio de 2013, le concedió a la iglesia de Baraco, el título y la dignidad de Basílica Menor de la Diócesis de Guantánamo-Baracoa.

El tesoro más valioso de la villa de Baracoa, protegida en extremo por la iglesia y la población, es la Santa Cruz de la Parra, como la llamaron los conquistadores españoles.   Constituye una reliquia importante, dado que es la única que se conserva de las 29 cruces plantadas por Colón en sus viajes a América.

El 15 de agosto de 2011, en la misa por los 500 años de la fundación de la primera villa de Cuba, fue oficialmente declarada Monumento Nacional y tesoro de la nación cubana.

Los que visitan por primera vez la villa de Baracoa son recibidos por su exuberante floresta y las montañas que la rodean, donde sobresalen el Yunque de Baracoa y la Bella Durmiente, que semeja  una mujer acostada.

Su pequeña bahía está rodeada de una hermosa playa, en la que desembocan ríos caudalosos. Su puerto, por el abandono de las autoridades, está en un total deterioro, al igual que la dársena.  Por la boca de entrada de la bahía,  por años de acumulación de sedimentos, no pueden entrar los barcos de mediano calado, lo que hace realmente inoperante tan importante vía de comunicación marítima.

Al recorrer las calles de Baracoa, el visitante es atrapado por el embrujo de una ciudad detenida en el tiempo. Sus edificaciones, debidamente mantenidas y pintadas, se conservan de manera armoniosa.  La tendencia predominante en ellos es el eclecticismo propio de los primeros años del siglo XX. Algunas del siglo XIX se conservan de un modo realmente admirable.

En Baracoa los visitantes encontraran muchos lugares de interés, como los fuertes Matachín y La Punta, hoy convertidos en museo y restaurante respectivamente, el Castillo de Seboruco de Santa Bárbara, que luego de remodelado alberga el lujoso Hotel Castillo, los bellos edificios que acogen el Ayuntamiento, el Cine-Teatro el Encanto, la Casa de la Cultura y los emblemáticos hoteles La Rusa y el Plaza

Aquellos que por primera vez vistan Baracoa se quedan impactados por el poco flujo de vehículos. Hay pocos autos y el servicio de ómnibus urbano, es escaso. Los pobladores, para trasladarse, recurren a los bicitaxis y los coches tirados por caballos.

El municipio Baracoa alberga grandes riquezas medio ambientales, tales como reserva de la Biosfera Cuchillas del Toa, que la Unesco en 1987  incorporó a la Red Internacional de Reservas del Programa del Hombre y la Biosfera.  Ecologistas y ambientalistas de muchos países la visitan todos los años.

Como las habitaciones disponibles en los hoteles del Estado no cubren la demandan de los visitantes extranjeros y nacionales, muchos vecinos de la villa, amparados en la Resolución No. 42 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, han convertido sus casas en acogedores hostales. Los hay  prácticamente en todas las calles de Baracoa.  Ya sobrepasan los 750 dedicados a este floreciente negocio.

Rate This Article

Periodista independiente. Se ocupa de las Relaciones Internacionales del Partido Solidaridad Democrática.

osmar@aulasabiertas.com

No Comments

Leave A Comment