HomeArtículos¿Qué sucedió con la visita de Obama a Cuba?
obama-gran-teatro-de-la-habana

¿Qué sucedió con la visita de Obama a Cuba?

La visita del presidente de los Estados Unidos Barack Obama a Cuba tuvo gran acogida y fue admirada y respetada por los ciudadanos cubanos, a pesar de que hubo decenas de activistas de la opositora organización Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) detenidos por protestar pacíficamente exigiendo la libertad de los presos políticos, el respeto a las libertades.

En la mañana del pasado sábado 19 de marzo, varios activistas  del movimiento opositor UNPACU denunciaron en vídeos y a través de las redes sociales los numerosos arrestos con motivo de la marcha que llevan a cabo todos los sábados. El coordinador nacional, José Daniel Ferrer, estimó que al menos unos 150 activistas fueron detenidos.

Según la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), el domingo 20 de marzo, horas antes de la llegada a Cuba del presidente estadounidense se produjo 60 detenciones arbitrarias temporales de activistas que participan en la habitual marcha dominical de las Damas de Blanco, liderada por Berta Soler.

Una de las principales exigencias que trae consigo estas marchas organizadas por los miembros de dicha organización es: libertad para todos los presos por motivos políticos, el respeto a los derechos humanos, elecciones libres, democráticas y competitivas, y en especial ese día para darle la acogida al presidente Obama.

Desde la llegada de Barack Obama a la isla, el pueblo en general empezó a sentir gran ilusión y esperanza que se ha perdido por décadas. Ilusión de que surja un cambio para hacer realidad el sueño de todos sin distinción de raza, sexo o religión. «Ha llegado la hora del cambio con todos y para todos». Expresó un destacado activista Orlando Moreno.

El discurso pronunciado el 22 de marzo en el Teatro Nacional de la capital cubana por el presidente Barack fue coherente, solo basto hablar directamente con parte de la sociedad y sentirse parte del pueblo, ya que el creció al lado de su madre soltera, de clase media y dejó bien claro cómo se posibilitan las cosas cuando se vive en democracia y se respetan las libertades del ciudadano.

A diferencia del gobernante cubano, que desde su jefatura nunca ha sido capaz de pararse ante el pueblo y preocuparse por su sentir. Solo hizo el ridículo ante la prensa internacional en la rueda de prensa: Se puso nervioso, le temblaban las manos, los periodistas internacionales le habían hecho una sola pregunta y Raúl decía que solo respondería una y media. El señor Obama le llamo la atención porque mientras el atendía a la prensa, el tirano Castro prestaba atención a su micrófono, que al parecer estaba siendo dirigido por su asesor, en realidad el gobernante cubano es un incapaz, que solo estaba parado ahí porque nada más y nada menos es el hermano de Fidel Castro, cargo hereditario de la familia, y no porque fue elegido democráticamente.

Hay que tener presente que Obama vino a ayudar al pueblo de Cuba y no a imponer que se respeten los derechos humanos que son violados día a día o a que se hagan transformaciones. Debemos ser los propios cubanos los protagonistas del cambio para el bienestar de todos. Basta con la unión, el emprendimiento y las libertades económicas. Como bien expresó Barack en su discurso firme, paciente, y sobre todo real, «el futuro es de los cubanos».

Si bien es cierto una nación no puede salir adelante si no se respetan ciertas libertades y derechos. Cuando seamos capaces de enfrentarnos a la realidad y dejar atrás todos los males que nos han venido obstaculizando nuestras vidas, será mucho mejor salir adelante y enfrentar vivir en democracia, que a simple vista es muy buena, pero también existen sus contradicciones. Pero no cabe la menor duda, que es la mejor manera de vivir dignamente, respetando los derechos de los demás.

El pueblo cubano ha carecido de información, debido a la censura del internet y el monopolio, pero como bien expresó Obama en su discurso «estamos en pleno siglo XXI y debemos dejar a un lado las diferencias y los problemas que hemos tenido, que nada más y nada menos a perjudicado al pueblo  de Cuba y no a su  gobierno».

Esta demás decir que en los Estados Unidos se respeta la propiedad privada y que se vive en democracia, a pesar de que también se violan algunos derechos. Pero también el pueblo tiene el derecho de expresar libremente lo que siente y piensa, y de manifestarse pacíficamente ante cualquier injusticia o desacuerdo.

«El destino de Cuba no debe ser decidido por los Estados Unidos o ningún otro país (…) El futuro de Cuba lo tienen que decidir los cubanos y nadie más», así manifestó Barack Obama el pasado lunes 21 de marzo tras su reunión en el Palacio de la Revolución con su homólogo Raúl Castro.

Gran parte del pueblo ha sido víctima de sufrimiento, desalojos, de represión y de tantos males que aún afecta a los ciudadanos, sin contar que no existe un estado de derecho donde el pueblo pueda elegir libremente a su presidente.

Orgullosos los cubanos con la visita del presidente Obama, ya que ha sido capaz de hablar directamente con el pueblo y demostrarle que tiene gran interés en ayudar la nación, principalmente al pueblo que es el más perjudicado. Como bien expresó «Veo esperanza y grandeza en los jóvenes cubanos».

Vale resaltar que Obama en su visita se reunió con 13 representantes de la Sociedad Civil Independiente, entre ellos destacados periodistas independientes que desde días anteriores de su llegada fueron invitados a participar en esa reunión de alto nivel en la embajada estadounidense a puertas cerradas lejos de las cámaras de la prensa, así afirmó uno de los allí presentes. En esta reunión no solo estuvo Barack, sino otros altos funcionarios estadounidenses.

En dicha reunión, los invitados tuvieron la oportunidad de emitir varios criterios sobre cómo deben surgir las relaciones para favorecer de la manera más poderosa el avance del empoderamiento para los cubanos de a pie y que se respeten las libertades que le corresponden a cada individuo.

A pesar de las diferencias entre los cubanos invitados, queda claro una sola cosa, el estar de acuerdo con las relaciones diplomáticas entre ambos países, ya iniciada el pasado 17 de diciembre de 2014. Sin embargo, los allí presentes desmintieron lo difamado por el «gobierno cubano» que «ninguno de los activistas solicitó algún tipo de financiamiento ni apoyo material para sus proyectos», así refirió la periodista invitada Miriam Celaya.

Para todo el pueblo cubano en general, queda bien claro el talento e inteligencia que caracteriza al presidente Obama, que fue capaz de acercarse al pueblo y escuchar a todos. Dejando bien claro que el cambio ya inició, no importan las diferencias de opiniones y pensamientos, cada quien tiene el derecho de expresar libremente lo que siente. «Esperemos que este discurso prevalezca en las mentes de los gobernantes cubanos y que los jóvenes seamos capaces de defender nuestros derechos y libertades sin temor a nada, un cambio en Cuba es posible » señaló la joven activista Aliannis Pérez.

Rate This Article

Activista de derechos humanos y periodista independiente en proceso de formación, miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Ha participado en cursos y talleres de capacitación sobre Estándares Internacionales del Periodismo y Redacción de Noticias, Uso de las nuevas Tecnologías y Redes Sociales, Edición de Audiovisuales, Liderazgo y Liberalismo impartidos en la Sede principal de UNPACU en Santiago de Cuba. Dentro del marco del Proyecto Aulas Abiertas ha recibido capacitaciones en los tópicos de valores democráticos, liderazgo y el uso de las TICs para el empoderamiento ciudadano.

magalis@aulasabiertas.com

No Comments

Leave A Comment