HomeArtículosPor Cuba, sin unidad y sin compromiso
1 de mayo - Cuba.

Por Cuba, sin unidad y sin compromiso

Durante cerca de una hora se desarrolló en el día de hoy la marcha por el primero de Mayo en la otrora Plaza Cívica, hoy Plaza de la Revolución, en La Habana, Cuba. Bajo el lema: «Por Cuba, unidad y compromiso», se reunieron cerca de medio millón de capitalinos, según cifras estimadas de la prensa oficialista.

La alegría, los gritos y las pancartas simulaban el escenario de la marcha, no había nada que hiciera sospechar que un porciento indeterminado de personas de las que asistían al desfile del 1ro de mayo en La Habana lo hacían de manera incierta, falseada y hasta hipócrita. Todos pasaban frente a la tribuna con una sonrisa y un Viva Raúl, Viva Fidel, Viva la Revolución.

Sin embargo, las expresiones al terminar el desfile contradecían lo dicho con anterioridad, la efusividad se terminaba con el paso frente a la presidencia, la cual evidenció con un alejamiento físico la distancia entre el gobierno y su pueblo. Mostraba una vez más que nada tiene para ofrecer a los cubanos que piden a gritos un cambio que nunca va a llegar de las manos cansadas de la “generación histórica”.

De manera general las personas entrevistadas no podían expresar con certeza sus razones para estar allí.

Un señor de la tercera edad que pertenece al Ministerio de la Construcción se expresaba en términos de “vengo por la unidad del pueblo, por la revolución, por el partido, por Fidel, por Raúl, por la justicia en el mundo, por la solidaridad”

“Eso era un deber revolucionario… porque me siento revolucionaria… si yo no fuera revolucionaria me quedara en mi casa, pero como yo me siento revolucionaria estoy aquí junto a Fidel y Raúl”, dio como razones una trabajadora perteneciente al Ministerio de la Agricultura.

Las respuestas se fueron haciendo más impresionantes cuando un grupo de jóvenes refirieron que ellos no sabían de qué Ministerio eran, pero que marchaban “por Fidel, porque él es el líder de los revolucionarios… gracias a él tenemos muchas cosas buenas: la salud gratuita, las escuelas…vinimos a apoyar los acuerdos del VII Congreso del PCC” ante la pregunta de qué tenía que ver el Congreso del PCC con el día de los trabajadores uno de ellos respondió “es que ahí se le está dando apoyo, se está diciendo que hay que apoyar los acuerdos del congreso del PCC”

Ninguna de las razones expresadas constituían reclamos necesarios y reales de un pueblo trabajador, solo frases preconcebidas y repetidas hasta el cansancio, sin lógica ni coherencia, todo muy diferente de aquel 1ro de mayo de 1886 cuando 200 000 trabajadores de Chicago iniciaron una huelga reclamando el derecho a una jornada de 8 horas, manifestación que culminó con la condena de tres de ellos a prisión y cinco a muerte, los cuales serían ejecutados en la horca.

La celebración en Cuba también terminó con condenas: Condenas de cansados manifestantes que dejaron en el camino, pisoteadas, las pancartas y carteles que fueron con anterioridad la evidencia material del “apoyo sindical” al gobierno de Castro.

Así transcurrieron las primeras horas de una jornada que prometía estar muy lejos de una verdadera celebración del día de los trabajadores, al menos en su concepción original.

Rate This Article

Miembro del movimiento Somos +, directora del proyecto Academia 10/10 de este movimiento, Máster en Ciencias de la Educación, graduada también de Licenciada en Historia, de Licenciada en Estudios Bíblicos y Teológicos, de Licenciada en Enfermería, de Profesora de Informática y de Técnico de nivel medio en Contabilidad. Escribe artículos de opinión para el blog del movimiento Somos +, así como para otros medios. Es miembro activo de la Mesa de la Unidad de Acción Democrática (MUAD) y participante del proyecto #Otro18.

joannacolumbie@gmail.com

No Comments

Leave A Comment