HomeArtículosEl Partido Comunista no es eterno
3674DCF8-E017-4970-B840-352E830C4446_w900_r1_s

El Partido Comunista no es eterno

El deseo de tener y conservar el poder es inherente al ser humano, sus manifestaciones trascienden la familia, la comunidad, el centro de trabajo, las comunidades religiosas, ONGs y todo grupo humano que pretenda perpetuarse, sin embargo es en el área de la política donde, al parecer, este deseo se hace más evidente, los hombres y las mujeres que un día tuvieron como única visión cambiar sus sociedades y ser servidores de ellas, ahora se muestran como dueños de las misma y empoderados de ellas.

En este sentido el caso cubano es completamente conocido, más de 57 años de dominación castrista lo  han convertido en una larga dictadura, un grupo de soñadores se adueñó de una país entero y bajo el control de un partido político secuestraron el concepto de patria y lo sustituyeron por el de comunismo.

Aunque ya existían antecedentes de la creación de un partido comunista en Cuba desde 1925, cuando Mella y Baliño, bajo el auge de la llamada revolución socialista de octubre, fundaron uno, no es hasta 1965 que bajo el pretexto de unir a más de una organización de izquierda se (re)funda el Partido Comunista de Cuba (PCC) y se elige su primer Comité Central.

Solo faltan pocos días para que este engendro de la política cubana “celebre” su VII Congreso y lo hace en medio de una particular situación, donde ha mantenido un secretismo extremo respecto a los temas que serán tratados y las posibles decisiones que se tomen, lo cual ha llevado a que miembros de esta organización de las más disimiles capas sociales hayan hecho públicas sus críticas a este estilo de trabajo, lo que unido al cambio de discurso traído por el presidente de Estados Unidos Barack Obama (por cierto menos belicista y más efectivo y auténtico que el de cualquier dirigente cubano) ha dado evidencias de un cambio en la mentalidad de los cubanos.

A pesar de todo esto aún un pequeño grupo de acólitos del gobierno se jacta de decir que el partido es eterno, contradiciendo con sus propias palabras la esencia misma de la filosofía marxista leninista: el materialismo y la dialéctica. No dar paso a nuevas ideas, a contradicciones que conlleven al desarrollo, desmentir con acciones lo que profesan creer en teoría, son algunas de las tantas razones que hacen insostenible el sistema, el partido y su futuro. Por eso,  que no les quepa dudas, el partido no es eterno, hay una nueva generación, con ideas propias, que no está dispuesta a imposiciones ni eternidades, que se aferra cada día más a luchar, para que el mañana de Cuba sea diferente.

Rate This Article

Estudió Dibujo Arquitectónico. Ha realizado cursos de periodismo y artes plásticas. Es defensora de la libertad del individuo y los derechos de los animales.

roxanaaa@gmail.com

No Comments

Leave A Comment