HomeArtículosAnálisis del contexto democrático latinoamericano desde las elecciones en el Perú
Elecciones Perú

Análisis del contexto democrático latinoamericano desde las elecciones en el Perú

Recientemente tuve la oportunidad de presenciar de cerca el proceso electoral en Perú. Fui invitado junto a otros miembros de la sociedad civil cubana por el Instituto Político para la Libertad (IPL), del 5 al 13 de abril, a la ciudad capital de Lima.

Antes de llegar había visto en las noticias que las encuestas daban favorita a la candidata del partido Fuerza Popular Keiko Fujimori, seguida de Pedro Pablo Kuczynski del Partido Peruanos Por El Kambio, muy conocido por sus siglas PPK, quien aventajaba por pocos puntos a la candidata Verónika Mendoza del Frente Amplio.

El segundo día en el país andino, asistí al mitin de cierre de campaña en Lima del candidato de PPK. Para un cubano del interior de la Isla que nunca había participado en un evento similar,  una actividad como esta comienza a despertar muchas sensaciones. Primeramente estar entre miles de personas que asisten a un evento político sin que nadie los obligue te hace sentir un mayor anhelo por la democracia. Había mucha conexión entre el pueblo y el candidato, pero también tuve la sensación de que había muy poca conexión entre el programa político del candidato y los que allí acudieron.

Luego leí en varios artículos periodísticos que los debates mayormente se habían centrado en descalificaciones personales y políticas y no en exponer los asuntos mas relevantes del país. Responsabilidad que, según muchos, no recae solo en los candidatos y sus equipos de campaña, sino también en la falta de exigencia del pueblo.

El momento más importante fue el día de las elecciones. Visité varios centros de votación y realicé algunas entrevistas a personas del pueblo. Entre las opiniones destacaba el rechazo a políticas paternalistas estatales, el tema más apremiante fue la seguridad. En lo económico, la mayor parte de las personas están de acuerdo con el modelo, aunque admiten, necesita reformas; pero lo que más me sorprendió fue la falta de fé que manifiestan los peruanos al sistema político en general. Al final del día los primeros resultados arrojaron la victoria de Fujimori con un porcentaje que la empujaba a segunda vuelta con Kuczynski, que quedaba en segundo lugar. Los porcentajes se mantuvieron bastante parecidos al concluir el escrutinio de todas las mesas.

La experiencia de este proceso fue muy rica. Estando allí no podía pensar en otra cosa que en volver a Cuba y seguir luchando para que los cubanos podamos elegir democráticamente a nuestros gobernantes. Sin embargo me preguntaba, ¿cómo un país como Perú, con una historia marcada por dictaduras, golpes de Estado, terrorismo y crisis económicas no es capaz de valorar lo que ha logrado? Pues además de su joven democracia, el país desde principios de la década del 2000 no ha dejado de crecer económicamente.

No llego a esta conclusión en base a la crítica de los ciudadanos a las cuestiones que se pueden mejorar, sino a la indiferencia y a la tendencia de creer que nada sirve porque no es perfecto; y esto es un comportamiento que se puede apreciar en varios países. Muchos creen que la causa es la acumulación en la memoria de los pueblos, de décadas de malas gestiones políticas. Otros dicen que los pueblos tienen a los gobernantes que se merecen. Esta visión del asunto es lo más parecida al problema sobre quien nació primero, el huevo o la gallina, a fin de cuentas, los políticos salen de los pueblos.

Creo que lo más importante no es determinar culpables, sino soluciones. Por un lado, un pueblo sin cultura política democrática necesaria no puede tener una clase política eficiente, los políticos no pueden ser objetivos ante pueblos que valoran más los tambores y los fuegos artificiales que su plan de gobierno. Por otro lado, los gobiernos que no se preocupan por brindar al pueblo algo más que la oportunidad del aprender a leer y escribir, jamás podrán garantizar que perdure el orden constitucional democrático.

Aunque al parecer, la región está superando una lamentable etapa de gobiernos populistas, la falta de memoria histórica, especialmente en las nuevas generaciones, podría revertir el proceso en unos años. La necesidad de un programa de educación que incluya en toda su magnitud el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales, la democracia liberal y el estado de Derecho, se impone en todas las naciones latinoamericanas.

En tanto los gobiernos democráticos y las instituciones de la sociedad civil no pongan empeño en esto, siempre estarán a merced de que un elemento populista-antisistema, con sed de poder, resurja, como el personaje Sauron de la famosa trilogía ¨El  Señor de los Anillos¨ con un ejército de orcos para esclavizar cualquiera de los pueblos de América Latina.

Rate This Article

Joven líder y fundador del Frente Juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Ha representado a su organización en eventos internacionales. El 2016 sostuvo una huelga de hambre por 28 días en protesta al aumento de la represión contra la oposición pacífica.

AmelOliva@iplperu.org

No Comments

Leave A Comment