HomeArtículosPensando en que la democracia se convierta en un estilo de vida
31c55fb6-0e59-4116-8ec9-62d35f5a4f6e

Pensando en que la democracia se convierta en un estilo de vida

Alguna  pautas  para un inevitable futuro electoral democrático en Cuba.

El sufragio universal genera durante los procesos electorales muchas expectativas de los ciudadanos, ánimos y desánimos, como expresión que es de la participación política, del derecho a votar, de la tolerancia y respeto a razas, sexo, a la condición social, física, a las creencias religiosas, políticas, etc., y por último, no menos importante como expresión de las democracias de los países.

Este 10 de abril de 2016 se celebraron elecciones generales en el Perú, y en la que varios miembros de la Sociedad Civil Independiente cubana tuvimos la oportunidad de participar. Observamos varios colegios electorales en el Centro de Lima, la capital y tres de nosotros acreditados como observadores internacionales, asistieron a dos ciudades más alejadas, Iquitos y Trujillo.

Luego de 180 días, los ciudadanos peruanos asistieron a las urnas a votar por su presidente, miembros del Congreso y del Parlamento Andino. Finalmente el resultado, como sabemos fue que habrá segunda vuelta entre Fuerza Popular de Keiko Fujimori y Peruanos por el Cambio con Pedro Pablo Kucsinsky, para el 5 junio del año en curso. Queda claro que los ganadores buscan alar votos a partir de alianzas con los perdedores, replanteo de estrategias, llegar a regiones donde el voto no les favoreció, tendrán más cautela en las apariciones públicas, etc.

Vivir una fiesta electoral democrática resulta emocionante, también para un extranjero y desde luego, mucho más para sus nacionales, pero para nosotros los cubanos, que nunca hemos vivido un acontecimiento como éste o para los más viejos que ya ni lo recuerdan, además de emoción, resulta una experiencia trascendente, y desde donde quien escribe se permite proponer algunas pautas,  para un inevitable futuro electoral democrático en Cuba.

  1. Tendríamos que impulsar un proceso electoral, donde los ciudadanos participen activamente, capacitándose, exigiendo que los candidatos hagan propuestas que se ajusten a sus necesidades e intereses como ciudadanos y a los intereses de la nación, que se pronuncien por temas sensibles, como la situación de los sectores más desfavorecidos, sobre la explotación infantil, por la violencia hacia las mujeres, resultado del machismo en la región. El aseguramiento del mantenimiento de mecanismos que garantice el respeto a las libertades y derechos fundamentales, las garantías que ofrecen para el continuar el desarrollo y aparejado al mismo al bienestar y prosperidad de todos, y más.
  2. Asegurar la existencia de varios partidos políticos, que se ajusten a una ley de estos, o de normas que rigen su funcionamiento. Que los programas políticos reflejen qué van hacer, cómo lo van hacer y en qué periodo de tiempo si alcanzan la presidencia. Para que los programas no queden llenos de propuestas sin fundamento,  y buenos deseos, sino en propuestas (reales).
  3. Valorar el uso o no del voto electrónico y cuál sería la tecnología idónea a emplear. La capacitación de todas las edades, las pruebas oportunas del equipamiento y su confiabilidad.
  4. Asegurar una ley electoral justa y generada a partir de la voz de la ciudadanía, no creada de última hora, en pleno proceso, y menos capricho de presidente o magistrado, por lo que puede generar desconcierto, irregularidades y descontento.
  5. Velar por el papel de los medios de comunicación, en tanto reflejen la realidad del proceso electoral en sí, y del país. Se necesitan no solo que reflejen y/o expresen los hechos tal y como ocurran, sino la diversidad de opiniones, inspiren el respeto y confianza en las noticias, la imparcialidad, en fin las diferentes tendencias como expresión de la sociedad democrática en cuestión.
  6. Trabajar fuertemente en la formación de una cultura ciudadana y con el enfoque de que la participación política es un tema de derechos humanos, y que precisamente ejerce el voto, los procesos electorales caracterizan la democracia, y estas son las que garantizan el cumplimiento y realización de esos derechos humanos.

Se trata entonces de promover una actitud responsable, celosa de los individuos hacia todo el proceso electoral, desde no dejar de votar como derecho, pero como deber también. Ya que en sus manos está el presente y futuro del país, sino también la garantía de que se respeten sus derechos humanos y los de su familia.

¨Los DDHH son correlativos e interdependientes para el logro de la dignidad humana¨. Trabajar por una visión integral de la persona, desde la más común es vital para las personas. Educar a la gente en que no se deje llevar por una sonrisa, por un rostro, por un cambio de sexo en el aspirante en relación al mandato que concluye es importante.

Desafortunadamente la gente se deja llevar por percepciones y no por la realidad, y eso lo saben los políticos y sus asesores y se aprovechan de esto para alcanzar el poder político. Los amantes de la libertad y la democracia tenemos la obligación de trabajar en nuestros países en programas que ayuden al ciudadano a ser más racionales y menos emotivos, más prácticos y menos soñadores, aunque desde luego esto puede resultar discutible, más responsables y menos vagos, más firmes y menos indecisos para que aprendan a decir no a tiempo, a los políticos.

Todo lo que podamos hacer para ir construyendo puentes entre los ciudadanos, entre organizaciones, para promover los valores democráticos y la importancia de la participación política para nuestras propia existencia, resulta insuficiente, pero sin  perder el punto de mira en que los más importantes somos nosotros, la sociedad, porque los políticos, aunque también son ciudadanos, vienen y se van, y que cada persona debe actuar y trabajar en lo individual, familiar y socialmente para que todos vayamos pensando siempre en que queremos que en nuestros países,  la democracia se convierta en un estilo de vida.

Rate This Article

Yusmila Reyna Ferrera (1976), periodista independiente. Lic. En Letras (2000) y Estudios Socioculturales(2010) en la Universidad de Oriente, Cuba. Periodista independiente, conductora programa audiovisual Oasis de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU)

yusmilareyna@iplperu.org

No Comments

Leave A Comment