HomeArtículosLección inolvidable
WIN_20160410_095900 (1)

Lección inolvidable

Esta historia comienza por el final porque aunque es lo menos importante, marca una profunda diferencia con el resto de lo acontecido entre los días 5 y 13 de abril del presente año. Ese día 13 llegué al Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana en compañía de un grupo de miembros de la sociedad civil cubana. Regresábamos de un fructífero viaje a la República del Perú, donde participamos en diversas actividades relacionadas con las elecciones generales de ese país.

En el aeropuerto de La Habana fuimos tratados por la policía política como delincuentes internacionales altamente peligrosos. Las medidas tomadas por la Seguridad del Estado y la Aduana de la República incluyeron el registro completo del equipaje y el decomiso de documentos y libros relacionados con el proceso electoral peruano.

Muy diferente fue nuestro arribo a Lima, donde las autoridades y organismos electorales mostraron respeto hacia nuestras personas y total apoyo a los objetivos de la visita, sin miedos ni prejuicios. Lo mismo ocurrió en la ciudad de Iquitos, capital de la provincia Maynas, donde fungí como observador internacional. A pesar de encontrarse en plenas elecciones, solo la prensa y los carteles con las imágenes y lemas de los candidatos permitían ver la magnitud del evento, nada de violencia ciudadana, sino intercambio de opiniones pacífico sin importar las preferencias partidistas, que por otra parte no había necesidad de ocultar.

El domingo día de elecciones la participación de la ciudadanía fue masiva, un poco porque el voto es obligatorio, y otro tanto porque había mucho en juego, la continuidad de la democracia y la consolidación del desarrollo económico, o la caída en el agujero negro del colectivismo, la intolerancia y el retroceso de la economía.

Salvo los discursos de los contendientes y los comentarios marcadamente partidistas de políticos y periodistas, no vi las batallas campales que supuestamente genera la lucha democrática por el poder político. Por el contrario, vi a un pueblo hacer uso en paz y armonía de sus derechos ciudadanos y asumir la responsabilidad por su futuro.

El ejército, la policía y los órganos de la seguridad del estado actuaron como garantes de la Constitución y las leyes, junto a los personeros representantes de los diferentes partidos políticos presentes en las mesas electorales, los funcionarios del Jurado Electoral Nacional y demás órganos vinculados al proceso,  y los observadores internacionales que a pesar de los mosquitos, la lluvia y el sol disfrutamos de una jornada donde más que Keiko o PPK, ganó la democracia.

Ahora podrán darse cuenta por qué el regreso a La Habana había que contarlo primero. Pura vergüenza.

Rate This Article

Abogado y periodista independiente, miembro de la Corriente Agramontista de Abogados Independientes. Director del Centro para el Análisis de Políticas Públicas Libertad y Desarrollo. Escribe para el Diario de Cuba. Participó como candidato a delegados (concejales) en las elecciones municipales del Poder Popular en el 2015.

puchochaviano@hotmail.com

No Comments

Leave A Comment