HomeArtículosLa visita de Obama: Un pretexto más para la agresividad mediática
cuba-iza-bandera-en-su-embajada-en-washington

La visita de Obama: Un pretexto más para la agresividad mediática

La política exterior cubana se ha caracterizado por un complejo entramado de críticas y cuestionamientos a otros países cuyas actitudes no han coincidido con la del gobierno cubano. De manera particular esta tendencia ha estado ligada a las relaciones del gobierno de Cuba con el de Estados Unidos, pero lo realmente significativo ha sido que estas se han arreciado después del 17 de diciembre de 2015, momento en el cual estos dos países anunciaron al mundo el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas; rotas hacía más de 50 años.

Contrario  a lo que cualquiera pudiera suponer, los medios oficialistas no han intentado calmar el “antimperialismo apasionado de los cubanos”, exacerbado durante estos años de la llamada Revolución cubana, sino que, haciéndose eco de la posición oficialista, arremeten contra todo lo que signifique una relación equilibrada, y ese ataque se desarrolla sin que haya sido permitida la contrapartida de los medios periodísticos independientes de manera abierta.

Un claro ejemplo de lo anterior ha sido la Editorial del periódico Granma publicada el pasado 8 de marzo del presente año bajo el título: La visita a Cuba del Presidente Barack Obama.

Contiene la editorial (que más que editorial parece un acto desesperado de convencer al pueblo y al mundo de sus “principios y convicciones revolucionarias”) aspectos tales como que la visita de Obama “se inserta en el proceso iniciado el 17 de diciembre de 2014”, lo cual es perfectamente cierto, pero entonces añade que “Se ha llegado a este momento como resultado de la heroica resistencia del pueblo cubano y su lealtad a los principios, la defensa de la independencia y la soberanía nacionales, en primerísimo lugar.” ¿Puede realmente el gobierno cubano decir que esa ha sido la causa del restablecimiento de relaciones entre ambos países? Este diario, que representa la posición del Partido Comunista de Cuba, evidentemente continúa provocando al gobierno de Estados Unidos y no reconoce la participación del mismo en el proceso iniciado hace más de un año, cuando en realidad han tenido ofrecimientos por parte del mismo y de algunas corporaciones como Google quien en sus tres visitas realizadas a Cuba ha ofrecido servicios de internet que han sido rechazadas por el gobierno cubano.

Otro aspecto interesante del escrito es la constante acusación del gobierno cubano de que “La política de “cambio de régimen” tiene que ser definitivamente sepultada. Asimismo, debe abandonarse la pretensión de fabricar una oposición política interna, sufragada con dinero de los contribuyentes estadounidenses.” No es posible que un país que en su discurso dice ser democrático defensor de los derechos humanos no acepta que sea proclamada una ley de Amnistía para los presos políticos, el derecho a la manifestación pacífica y el pleno respeto a los derechos y libertades fundamentales.

Es realmente lamentable que la prensa cubana divulgue opiniones distorsionadas al mundo expresando las palabras de un partido que se ha tomado la atribución de hablar y pensar por el pueblo cubano y no sea capaz de transmitir en nombre del pueblo. No en vano nuestro José Martí expresó: “La prensa no puede ser, en estos momentos de creación, mero vehículo de noticias ni mera sierva de intereses”.

Rate This Article

Estudió Dibujo Arquitectónico. Ha realizado cursos de periodismo y artes plásticas. Es defensora de la libertad del individuo y los derechos de los animales.

roxanaaa@gmail.com

No Comments

Leave A Comment