HomeArtículosUniversidad de La Habana en espera de reparación
universidad-habana-cuba

Universidad de La Habana en espera de reparación

Uno de los centros educativos de importancia histórica en la isla, es la Universidad de La Habana. Fue fundada en 1728 y denominada con varios nombres, hasta llegar al actual.  Es la más antigua de Cuba y una de las primeras en América.

Su instalación inicial fue en lo que hoy es denominado Casco Histórico de la Capital  en La Habana Vieja y con posterioridad, en 1902 se trasladó hacia el área actual denominada Colina de Aróstegui, hoy Colina Universitaria, en el Vedado, donde aún sus muros muestran la fortaleza de su inicial diseño barroco y la belleza de sus ochenta y ocho escalones que conducen a la estatua del Alma Máter.

Por ella transitaron personalidades de nuestra historia como Luis de Soto, Tomás Romay, Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramonte, Enrique José Varona y otros más, sin dejar de citar  a Félix Varela, sacerdote, maestro, escritor, filósofo y político, quien es considerado uno de los forjadores de la nación, por lo que sus restos aún reposan en el Aula Magna de dicha entidad. En este centro emblemático los estudiantes y claustro de profesores celebran durante el año diversas actividades políticas y culturales. También en la escalinata se celebran conciertos y galas artísticas con motivo de conmemoraciones.

Sin embargo a pesar del valor docente-patrimonial que representa para los cubanos, y estudiantes del mundo, es lamentable ver cómo con el transcurso del tiempo se deterioraron sus muros, ventanas y otros espacios, sin que los responsables tomen mucha prisa en el mantenimiento o reparación de diversas áreas que pudieran ser utilizadas por la población estudiantil. Los ventanales construidos por carpinteros especializados de la época de su inauguración, llegaron a su fin y ahora muestran marcos vacíos con tablones cruzados para evitar la entrada de intrusos en el horario nocturno, ya que toda la acera paralela al hospital “Calixto García” se encuentra con el alumbrado público inactivo.

En este centro también funcionó uno de los primeros observatorios astronómicos y meteorológicos creados en la nación, el cual en estos momentos visitan estudiantes miembros de Círculos de Interés para adquirir conocimientos y habilidades que allí se imparten.

Nunca en épocas anteriores esta universidad asumió matrículas tan altas como en el transcurso de las últimas cuatro décadas, por lo que es injustificable que se dilate su renovación. Tanto estudiantes como transeúntes que caminan por las calles que la rodean, perciben el estado de ruinas y desolación en que está.

Tampoco es justo ver en las condiciones que se halla el estadio deportivo que forma parte de este complejo estudiantil: la piscina, convertida en un extenso espacio para  reproducción de vectores, residuos de aguas verdosas y restos de basura flotando dentro de ella, está expuesta a la vista de los que por allí pasan.

¿Cómo es posible que en un país donde constantemente las autoridades expresan que la educación está garantizada y es uno de los renglones prioritarios del estado, no se  agilicen  los mecanismos para levantar los muros derrumbados y reparar los ventanales clausurados desde hace varios años.

El tiempo transcurre y el deterioro se impone para deslucir el lugar tan querido de  generaciones de cubanos. Nuestra Universidad forma parte también del Patrimonio y merece una resuelta atención.

Rate This Article

Periodista Independiente y activista del Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR). Realizó cursos de periodismo en la Universidad Internacional de Florida (FIU).

bloguerosdeaulas@gmail.com

No Comments

Leave A Comment