HomeArtículosUna piscina ejemplar
focsa_2

Una piscina ejemplar

Durante algunos años, por directivas venidas de algún lugar indefinido de las altas esferas, la piscina chiquita del Focsa (donde se bañaban los más pequeños), se mantuvo llena de agua, basura y  mosquitos. Esto fue motivo de preocupaciones manifestadas ante la presidenta del CDR, la administración del edificio e inspectores anti vectores, pero como siempre, no se podía hacer nada porque supuestamente era una medida necesaria en caso de producirse un incendio y en cuanto a los mosquitos, se supone que no utilizarían el lugar para procrear porque los fumigadores le echaban “abate”.

Esta semana, al ritmo del Zika, del que se sospecha su presencia en el país aunque no se anuncia, se decidieron a vaciar el criadero de zancudos, limpiar la suciedad y como siempre, la campaña por mantener la higiene no se hará esperar. La preocupación de las autoridades y la autorización o la orden para actuar ya está dada.

Después las malas lenguas andan diciendo que en Cuba no se escucha a los ciudadanos y que todo tiene que venir de arriba, mientras que los revolucionarios fidelistas, raulistas y comunistas gritan que los que critican a las instituciones oficiales son una partida de gusanos mercenarios que buscan derrocar la revolución con sus campañas difamatorias y que si el virus del Zika entra en nuestro país es porque la CIA lo trajo.

No es broma, a la desidia institucional se suma la estupidez de los que justifican cualquier disparate o negligencia de la dirección de la revolución a todos los niveles, mientras buscan el origen de cada desastre en las filas de la oposición, en el exilio o en el embargo norteamericano.

El mayor mal del llamado proceso revolucionario cubano ahora con su nueva vestimenta de socialismo del siglo XXI, es la intolerancia a la crítica, puede ser una zafra azucarera paranoica, maestros emergentes tragicómicos o una piscina utilizada como centro de propagación de enfermedades, lo mismo da, prohibida la crítica si no está autorizada.

Cuando un día se den cuenta que todo esto no ha sido más que una estafa bien montada, que la infalibilidad de los líderes fue un mito y que el socialismo no es construible, tornarán a esconder con premura toda la basura socialista y sin sonrojarse inaugurarán el capitalismo en Cuba, sin avisar a nadie, como quien cambia los muebles de la sala.

Los últimos tiempos nos traen algunas señales, ya los comunistas cubanos no son ateos científicos enemigos de Dios, de la religión opio de los pueblos y de la Iglesia, sino amigos entrañables de Papas Católicos y Metropolitanos Ortodoxos, a la vez que convocan a los capitalistas como a seres queridos que ya no representan la explotación del hombre por el hombre, sino la única vía para alcanzar el desarrollo y el Presidente del “Imperio del Norte” es casi el compañero Obama.

No es que la dirección del país esté corrigiendo errores históricos, es oportunismo y simple falta de escrúpulos. Los críticos de los errores y horrores de la revolución cubana siguen considerados enemigos porque no tienen permiso para hacerlo y los que se oponen al comunismo y a los Castro son apátridas aunque el tiempo les dé la razón.

Quién iba a pensar que una pequeña piscina infestada de mosquitos iba a provocar estas reflexiones, pero en Cuba todo está relacionado con la máxima dirección del país y su Partido comunista, aunque se peque de reiterativo.

Rate This Article

Abogado y periodista independiente, miembro de la Corriente Agramontista de Abogados Independientes. Director del Centro para el Análisis de Políticas Públicas Libertad y Desarrollo. Escribe para el Diario de Cuba. Participó como candidato a delegados (concejales) en las elecciones municipales del Poder Popular en el 2015.

puchochaviano@hotmail.com

No Comments

Leave A Comment