HomeArtículosDecadencia del transporte interprovincial
transporte

Decadencia del transporte interprovincial

Hace ya algunos años que llegaron a Cuba los ómnibus salvavidas o Yutones como son conocidas también, son de fabricación China y literalmente nos salvó la vida a los cubanos de a pie. Todos estábamos contentos y felices, al fin podíamos viajar cómodamente a otras provincias sin tener que pasar malos ratos en los camiones o camellos que en ese entonces cumplían esa tarea.

Ahora las preocupaciones eran otras, como obtener un pasaje era una de ellas, normalmente lo puedes conseguir sobornando a algunos de los trabajadores que ya tienen sus tarifas para estos favores o hacer largas colas para comprar tu boleto, eso corriendo el riesgo de que te digan que para la fecha que usted solicita no tenemos. Pero bueno al menos tenemos la posibilidad de con una previa planificación con la vendedora de pasaje podremos adquirir uno.

Recuerdo que en los inicios los pasajeros tenían prohibido comer dentro de la guagua o autobús, actualmente no es así ya podemos hasta hacer una cena dentro, tampoco tenían permitido parar en el camino al no ser en los lugares reglamentados para ir al servicio sanitario o ingerir algún alimento.

En Cuba el transporte como en la mayoría de los casos es propiedad del Estado. Por este motivo como no es de nadie y a la vez es de todos entre comillas, los trabajadores lo usan para su conveniencia. Al pasar el tiempo poco a poco los servicios de la empresa Astro de transportación inter provincial fueron cayendo en picada.

El día 16 de enero del 2016 a las 9:00 a.m. me encontraba en uno de estos ómnibus específicamente en el 1810 que cubría la ruta Sancti Spiritus – Cienfuegos. Intentaba descansar un poco ya que había madrugado y el viaje duraba 3 horas, era casi imposible cerrar los ojos ya que cada cierto tiempo el chófer se detenía a recoger personas en los tramos. Ya todos los asientos estaban ocupados, pero todo le parecía poco a estos señores que cuando de dinero se trata nada importa, seguían recogiendo más personas hasta llenar el pasillo. Paraban para dejar personas que habían recogido. Fue allí que comprendí que no iba a dormir.

Es evidente que a los chóferes no les importa el bienestar y el confort de los pasajeros. Se generan molestias a las personas que han pagado por una calidad del servicio que no se les brinda. Cabe preguntarse ¿de quién es la culpa?, pero en esta historia varios son los culpables, desde nosotros por permitir que nos violen nuestros derechos, los chóferes por infractores, la empresa Astro por no controlar mejor a sus trabajadores y el estado por querer tener todo bajo su control permitiendo corrupción y violaciones.

Rate This Article

Informático, ex estudiante de la Universidad de Ciencias Informáticas de La Habana (UCI). Vive en la provincia de Sancti Spíritus (Cuba).

ycanlibre@gmail.com

No Comments

Leave A Comment