HomeArtículosMaternidad, decisión para pensar

Maternidad, decisión para pensar

Asumir la maternidad es un tema controversial y muy analizado por la mayor parte de las parejas que aspiran a formar una familia en Cuba. Más aun para aquellas mujeres solteras que por descuido llegaron a tal situación y no pudieron interrumpir el embarazo por desconocimiento o  causas de salud.

Pero cuando el embarazo es planificado, para tomar tal decisión hay que estudiar primero las condiciones habitacionales, si el momento es propicio por la realidad económica y sobre todo buscar el período idóneo si la futura mamá está cursando estudios o trabaja.

A casi todas la mujeres les gusta recibir este regalo de la naturaleza: dar vida a un nuevo ser, fruto del amor que experimenta la pareja, incrementar la familia y a la vez una manera de abordar la adultez con responsabilidad.

En la isla este acontecimiento pone a pensar a los involucrados, que sorprendidos con tal acontecimiento, se ven defraudados por sus salarios y no saben cómo enfrentar la compra de la canastilla, ya que los preparativos deben efectuarse con tiempo y desde  el momento en que se conoce el próximo arribo.

Generalmente la vestimenta es numerosa, pues a los bebitos después de nacidos, hay que  cambiarlos constantemente y como es natural, comienzan a crecer  y por días; sin embargo, por el racionamiento existente en el país, las futuras mamás se verán obligadas a pasar por situaciones que de verdad tienen que meditar si se está dispuesta a ello.

El inicio de compras del vestuario para el futuro bebito concedido por el Estado a precios normales  en moneda nacional, solo puede comenzar a partir de las 26 semanas de gestación, según lo establecido. Algunos accesorios que se necesitarán durante los primeros meses de maternidad y posterior al nacimiento, hay que comprarlos en divisa a precios excesivos, teniendo en cuenta los salarios en moneda nacional, que al  convertirlos en CUC, (moneda circulante en el país equivalente al dólar),  hay que abonar veinticinco pesos cubanos para obtener solo $1.00 CUC.

Es bueno aclarar que el salario medio en Cuba no excede el $450.00 moneda nacional, vinculado a una producción determinada que incremente el mismo.

Lo cierto es que por la vía estatal las embarazadas solamente tienen la garantía de los siguientes bienes:

  • 1 bolso
  • 10 metros de tela antiséptica (lo que  resultarían 10 pañales)
  • 2 toallas grandes
  • 1 juego de sábana con tres funditas
  • 1 bolsito pequeño con aseo para bebés que contiene 4 jabones, 1colonia, 1crema corporal normal
  • 1 pullover y un calzoncillo o blúmer, según el sexo.
  • 1 par de medias
  • 2 pomos de leche
  • 1 juguete
  • 1 colchoneta (no colchón) para cuna

Esto es lo único que recibe la futura mamá, pues en el caso de las cunas, las mismas están destinadas solo a casos sociales. Los chupetes, palanganas, marugas u otros objetos, así como el resto de la vestimenta que usará el bebé en su primer año de vida, hay que obtenerlos en CUC.

Sin embargo en las tiendas recaudadoras de divisa se pueden hallar todo tipo de enseres como cunas, coches, cargadores, estuches de culeros desechables para la primera etapa, marca “Chico” por el precio de $6.90 CUC,  la “Pequeñín” con 24 culeros por poco más de $7.00 CUC y otra serie de artículos. Los precios actuales de un  Carrusel colgante para cuna, entretenimiento eficaz para los lactantes oscilan entre los $34.00  y  $90.00 CUC.

La realidad concluye en que un módulo para bebito se compra en la llamada moneda dura. Aunque existen algunas tiendas de productos industriales donde  ocasionalmente se puede encontrar algo, pero carente de calidad y confort para una criatura pequeña.

Es por esta razón entre otras, que muchas parejas rehúsan tener hijos, incluso es una idea que hasta rechazan los hombres jóvenes ya que tendrían que tomar el compromiso en serio, lo que traería consigo una responsabilidad ante la que se sienten impotentes  por  no poderla asumir a cabalidad y deben involucrar a otros miembros de la familia con su ayuda.

Por otra parte, incontables jóvenes prefieren desviar su futuro hacia una posible emigración y allí iniciar una relación que les garantice no solo el amor y las condiciones propicias de vida, sino también la plena crianza de su prole sin tener que pasar por situaciones humillantes a la moral del ser humano ante el escenario económico que atraviesa el país desde hace décadas, sin  avizorar una mejoría. Muchas jóvenes evitan a toda costa el embarazo y de sorprenderlas deciden interrumpirlo, para que ello no traiga sinsabores a sus vidas.

La maternidad es bella, el incremento de la natalidad es necesario, pero el futuro ante tal acontecimiento de tanto comprometimiento es problemático en nuestra isla.

Rate This Article

Periodista Independiente y activista del Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR). Realizó cursos de periodismo en la Universidad Internacional de Florida (FIU).

bloguerosdeaulas@gmail.com

No Comments

Leave A Comment