HomeArtículosFatídico el sistema de alcantarillado

Fatídico el sistema de alcantarillado

El sistema de alcantarillado en La Habana se instauró a finales del siglo XIX, posteriormente a principios del XX como opción para resolver las complicaciones sanitarias que derivaron situaciones antihigiénicas, comenzó la modernización del sistema con la construcción del sifón para separar y eliminar las aguas albañales.

A este saneamiento contribuyó el ingeniero y arquitecto Francisco de Albear, diseñador del canal construido para la conducción de aguas procedentes de los manantiales de Vento hacia La Habana.

Con el triunfo de la revolución del 59, los proyectos relativos a acueductos y alcantarillados los asumió la Empresa Operadora de Acueductos y Alcantarillados del MICONS (Ministerio de la Construcción), que devino en el Instituto Cubano de Recursos Hidráulicos en 1962. Desde entonces la rehabilitación del sistema no ha sido una prioridad, a pesar del crecimiento de la población en la capital del país.

Son insuficientes las reparaciones y nuevas instalaciones que se han realizado, lo que no brinda seguridad cuando ocurren eventos meteorológicos como ciclones o penetraciones del mar asociadas a los frentes fríos, con severas inundaciones en zonas bajas de los municipios Plaza, Playa y Centro Habana.

No existe una limpieza sistemática de las alcantarillas, tampoco un mecanismo estable que garantice la recogida de desechos que se acumulan por semanas y van a parar al alcantarillado por la ineficiencia del sector encargado de esta gestión. Existen calles que amontonan despojos de materiales de construcción u otros residuos incluyendo restos de alimentos, botellas, cartones, etc. parte de ellos  propician que el agua se estanque por horas o días y den albergue a insectos, roedores y propaguen enfermedades.

Todas esas causas traen como efecto la reacumulación de trastos en la vía pública, sobre todo en los barrios más poblados alejados del centro de la ciudad, lo que origina desbordamientos en ríos e inundaciones en calles o avenidas principales que entorpecen el tránsito. En la actualidad con el advenimiento del fenómeno atmosférico que azota a la isla, la penetración del mar es uno de los factores que más sobresalta a los ciudadanos que viven cerca de las zonas más afectadas y aunque lleguen a cumplirse las orientaciones que emite la Defensa Civil, sobre la prevención o medidas a tomar, casi siempre les coge por sorpresa y llegan a perder los bienes, sin contar el deterioro que sufren  las construcciones.

En esta ocasión  las zonas que más afectación enfrenta en el Vedado son las calles Calzada, G, Paseo, y Malecón hasta la calle Línea. La penetración del mar fue agresiva, que de existir un sistema de alcantarillado con calidad en la asimilación de las aguas, no habría que lamentar. Solo de ver la altura alcanzada por las olas, su constancia y agresividad producida por la velocidad de los vientos resume el vía crucis por el que atraviesan  anualmente  esas personas.

A pesar de la rápida movilización de bomberos, ambulancias y mecanismos de ayuda a los damnificados es necesario que el estado disponga de presupuesto para cubrir la urgente remodelación de ese sector y pueda ofrecer tranquilidad a la ciudadanía sin que se interrumpan los servicios obligatorios para los habitantes en correspondencia a las instalaciones que se encuentran dentro de las zonas afectadas como escuelas, círculos infantiles, policlínicas, hospitales, panaderías, mercados de productos alimenticios y del agro, centros deportivos y secciones consulares de atención a la población, que de una forma u otra afectan  la estabilidad y garantía de la vida, aunque sea por poco tiempo.

No es necesario en las zonas dañadas la presentación de funcionarios estatales, si no han tratado de resolver la situación a lo largo de 57 años. Que el llamamiento a la disciplina, organización y exigencia que solicitan de la ciudadanía sea también para ellos y le procuren la solución a este aspecto de importancia como lo son las inundaciones con la penetración del mar, por falta de invertir en la creación de nuevas acometidas en el sistema de alcantarillas.

Rate This Article

Periodista Independiente y activista del Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR). Realizó cursos de periodismo en la Universidad Internacional de Florida (FIU).

bloguerosdeaulas@gmail.com

No Comments

Leave A Comment