HomeArtículosCuba no existe en el debate democrático regional
VI-Democracia-Latinoamericana-Eliecer-Avila

Cuba no existe en el debate democrático regional

Durante tres días transcurrió en la Ciudad de México el VI Foro por la Democracia Latinoamericana. Prominentes figuras del continente expusieron sus puntos de vista sobre temas como la educación para la democracia y los nuevos retos que enfrentan la libertad y el Estado de derecho de cara al futuro.

Entre los participantes estuvieron varios expresidentes como Andrés Pastrana de Colombia, Laura Chinchilla de Costa Rica, Carlos Mesa de Bolivia, Vinicio Cerezo de Guatemala, así como el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, entre otros reconocidos académicos y políticos.

A los cuatro cubanos presentes nos impresionó la forma evidente en que todos los panelistas obvian a Cuba de la discusión: es como si no existiera o no se pudiera hablar del tema. Todos afirmaron que la democracia en la región estaba consolidada en la mayoría de los países desde el punto de vista procesal e institucional y que los retos ahora giran en torno a su perfeccionamiento.

Como método de participación del público circulaban unas hojitas para poner preguntas pero por muchas que llenamos jamás se leyeron. Solo Yesenia Álvarez, directora de IPL en Perú, hizo referencia a la «hipocresía de los políticos del continente que prefieren ser diplomáticos y no criticar ni opinar sobre la falta de derechos en países como Cuba y Venezuela».

Los últimos tiempos han hecho cada vez más evidente que los cubanos estamos bastante solos en nuestra lucha. Pero al mismo tiempo tomar conciencia de eso será muy útil para no esperar más a que gobiernos extranjeros, artistas o papas nos representen.

Como detalle interesante podemos mencionar que el público estuvo constituido especialmente por jóvenes. Lo cual contrasta con la visión que algunos defienden sobre un notable divorcio entre las nuevas generaciones y los temas políticos.

El momento más esperado por todos fue un panel compuesto por representantes de países árabes, algunos de ellos protagonistas directos de las recientes revoluciones que sacudieron esa región. El mejor mensaje que pudimos captar de su experiencia es que acudir a la violencia como método de cambio rápido sin haber creado una base de ciudadanos conscientes de su responsabilidad cívica y seguidores de un proyecto claro y posible de nación, es una garantía para el fracaso y puede sumir a los países en el caos y la guerra civil, donde terminan tomando ventajas los que desde mucho antes invirtieron y manipularon desde la seguridad de la lejanía a los ciudadanos de menos luces.

Como reflexión final nos llevamos algo muy claro. Garantizar un cambio hacia adelante en Cuba pasa inevitablemente por hacer bien unas tareas previas que posiblemente no sean tan mediáticas ni rompan récords en las redes sociales, pero que van a garantizar la participación consciente de la gente en un proceso que deben entender y apoyar desde la confianza real en los actores del cambio. Para lo cual no se puede partir únicamente de la materia prima que nos brindan la indignación, la falta de recursos o el hambre. Es necesario sobre todo cultivar las ideas para la construcción de un mejor país a mediano y largo plazo, desde una plataforma realista y seria, que no caiga en la superficialidad de las fáciles panaceas.

Rate This Article

Es fundador y presidente de la organización Somos +. También es colaborador de proyectos de la sociedad civil cubana como Razones Ciudadanas y Estado de Sats. De profesión, es ingeniero en Ciencias Informáticas por la Universidad de Ciencias Informáticas de La Habana (UCI). Escribe permanentemente artículos de opinión para Diario de Cuba, Cubanet. Su liderazgo lo ha llevado a ser capacitado por diversas organizaciones en países como Suecia, República Checa, Polonia, Francia, España, Estados Unidos, Perú, México, entre otros.

elieceraa@gmail.com

No Comments

Leave A Comment