HomeArtículos¿El Cardenal Jaime Ortega, al servicio de los hermanos cubanos o de los hermanos Castro?

¿El Cardenal Jaime Ortega, al servicio de los hermanos cubanos o de los hermanos Castro?

Este 1 de septiembre de 2015, se realizó una entrevista al Cardenal Jaime Ortega Alamino transmitido a través de un canal de la televisión cubana, en el programa ¨Con 2 que se quieran 2¨. Aparentemente el sentido de esta entrevista fue dar a conocer la vida y obra de la figura más representativa de la Iglesia Católica en Cuba. Hasta tocar el tema en el que Ortega incurre, nuevamente en complicidad con el gobierno cubano, cuando hace “aclaraciones” sobre una entrevista concedida a una emisora de radio española, donde entre falsedades e irrespeto a su propio cargo, niega la existencia de presos políticos en Cuba.

Ortega reafirma una posición cómplice e hipócrita al negar la existencia de presos políticos en la Isla, cuando en persona visitó en 2012 la prisión del Combinado del Este, pidiéndole, a presos políticos como Ernesto Borges que abandonase la huelga de hambre que sostenía en vísperas de la visita del Papa Benedicto XVI.

Según su eminencia hay muchas consideraciones en Cuba de lo que es un preso político sin embargo ni su conductor, Amaury Pérez Vidal profundizó en el tema, ni el entrevistado explicó su concepto. También alegó que recibe muchas cartas solicitando indultos y amnistías con la visita de su Santidad y que lo que encuentra son muchos delitos económicos y comunes, pero ninguno clasifica dentro de la categoría de preso político, agregó. Cartas, que dice ha puesto en manos de las autoridades y que quizás haya posibilidad de hacer algunos indultos, pero que eso dependerá de la libertad del Estado.

El Cardenal asume postura de espectador permisivo ante la realidad de la disidencia interna y los presos políticos que cumplen sanciones injustas. Manteniéndose ciego y sordo con las violaciones que comete el gobierno y mudo para defender nuestros derechos, siendo infiel a la doctrina social de la Iglesia. Ortega trata de minimizar las múltiples misivas por las graves violaciones a los derechos humanos, diciendo que esto es normal, cuando se acerca la visita de un Papa a nuestro país.  Plantea además que siempre se pretende desvirtuar la importancia de la visita o dar un trasfondo en las motivaciones del Sumo Pontífice.

Durante la entrevista, se manipuló el caso del Grupo de los 75 de la ¨Primavera Negra¨, tratando de dar el mérito al gobierno cubano y no haciendo mención a que fueron desterrados. Tampoco el clérigo reconoció la existencia del movimiento opositor Damas de Blanco, habló en todo momento de mujeres que desfilaban vestidas de blanco, en tiempo pasado, y no hizo referencia a la represión que éstas sufren domingo tras domingo, en 5ta Avenida, en La Habana, ante los ojos de la prensa internacional y embajadas. Ni aludió a las represiones como las que ocurren en Santiago de Cuba, cuando activistas de la Opositora Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) intentan asistir a misa en el Santuario del Cobre.

Con cinismo dijo apoyar la separación de la iglesia del poder político del Estado y que lo ideal para la iglesia es la existencia de un Estado Laico, porque evita que la misma sea relacionada con el poder político. Mientras hizo mención de manera muy delicada, a que en los primeros años de la llamada Revolución, esta era antirreligiosa. Y justificó su obediencia al sistema existente en Cuba  con la frase de Benedicto XVI: ¨La iglesia no está en el mundo para cambiar gobiernos, la iglesia está en el mundo para penetrar con el Evangelio el corazón de los hombres y los hombres cambiarán el mundo¨.

Olvida Ortega Alamino algo que expresó muy bien  Yuslier Lazo Saavedra en Carta de un joven laico cubano, publicada el 13 de julio del presente año: “La iglesia es la voz de los que no tienen voz, de los excluidos, oprimidos y discriminados… de aquellos a quienes se les viola los derechos… debemos denunciar cada violación a los derechos humanos en Cuba”… y  que: ”Cuba es la patria de todos los cubanos, no de una familia, de la cúpula en el poder, una ideología, un partido, un régimen. Un apellido, a través de un partido no es, ni puede ser, dueño de la patria. Cumpliendo con lo que le encomendó Jesús Cristo”.

Esta entrevista, a pocos días de la visita del Sumo Pontífice Francisco, es un astuto e intencionado ardid, para venderle a un pueblo desinformado una imagen del buen pastor, bien alejado del real Cardenal Jaime Lucas Ortega Alamino, quien se delata con “excusas no pedidas, acusación manifiesta”.  El programa televisivo pretende pintarlo como un santo, y  él mismo se vende como ¨uno que no viene del mundillo eclesiástico¨ según afirma.

Por último, el dignatario eclesiástico viola su compromiso y sus propias palabras, cuando siendo ordenado cardenal por el entonces, Papa Juan Pablo II, manifestó: “Esto es para el servicio de Cuba, de mis hermanos cubanos”. ¿A qué hermanos se refirió? ¿A todos los presos políticos que cumplen sanciones injustas, a los que desterraron a España junto a sus familiares que no pueden volver a su Patria, a los 12 prisioneros de conciencia bajo licencia extrapenal, o a los 913 casos que sufrieron detenciones arbitrarias de agosto en la isla, de acuerdo al Observatorio Cubano de Derechos Humanos?  ¿O está al servicio de los hermanos cubanos o de los hermanos Castro?

Rate This Article

Periodista Independiente. Santiago de Cuba.

maykelaulasabiertas@gmail.com

No Comments

Leave A Comment