HomeAulas AbiertasArtículoVísperas de un 11 de marzo
Vísperas de un 11 de marzo - imagen

Vísperas de un 11 de marzo

El mes de marzo de este año es sumamente importante para todos los cubanos, pues se celebrarán elecciones generales en todo el territorio nacional. Será el domingo 11 el día señalado para ese acontecimiento. Esta fecha quedará registrada en una de las páginas de nuestra historia nacional como uno de los actos de “democracia socialista”. Según las leyes electorales de la nación, en Cuba está prohibido hacer campañas electorales para que la gente defina los representantes de sus intereses; por el contrario, se hacen reuniones de barrio en la cual el pueblo es el que “elige” a sus delegados, quienes deben de rendir cuenta ante sus electores de las gestiones que realiza para solventar las necesidades comunales. Sin embargo, por estos días se ha incrementado la información de quiénes serán los que, una vez elegidos en las comisiones municipales, se prepararán para el cargo de delegados provinciales y diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Se pueden ver distribuidos por todos lados (centros de trabajo, tiendas, comunidades, centros de confluencia social, etc.) carteles con la información de esas personas, que en la inmensa mayoría de los casos, a ese nivel y con las características del sistema electoral cubano actual, no conocemos ni sabemos si serán capaces de representar los verdaderos intereses de las clases más bajas de la población. Sabemos, por la experiencia que hemos ido acumulando con los años, que una vez que estas personas llegan a ocupar estos cargos, son incapaces de solventar los problemas reales de la gente de a pie, ya sea porque se acomodan y se benefician del mismo o porque son inspeccionados por los jefes de mayores instancias, quienes direccionan todo hacia sus intereses.

Creemos que el 11 de marzo es una fecha ideal para que los cubanos de a pie cambiemos esa realidad. Algunas personas radicales de la oposición cubana consideran que no asistir a las urnas es un acto de desagravio y una forma de protesta ante el Gobierno. Sin embargo, considero que esa no es la mejor de las formas para cambiar la realidad. En cambio, exhorto a todos los cubanos con derecho al voto a decidir en las urnas el destino que queremos darle a nuestro país. Sabemos que el sistema electoral cubano no es el más democrático que pueda existir, pero es el que constitucionalmente está aprobado hasta hoy.

Los distintos medios de comunicación masiva y de propaganda publicitaria del PCC están sugestivamente exhortando a los electores por el voto unido, pero, si lo que se buscan son cambios, esto no es necesario. Es imposible pensar que todas las personas piensen de la misma manera. Eso solo es posible en el ideario utópico socio-comunista, pero la realidad se ha encargado de demostrar que la vida es rica en desigualdades y que en esa cualidad se encuentra el mayor tesoro de la existencia humana. Es por ello que convoco a todos los lectores de este artículo a convertirse en electores protagonistas de un cambio nacional posible. Será este 11 de marzo y no volverá a ocurrir hasta cinco años después. Reflexionemos.

Rate This Article

Licenciado en Psicología General. Egresado de la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba en 2014. Joven de Granma, miembro de Juventud Activa Cuba Unida (Jacu), pertenece al equipo de formadores y en la organización es responsable de investigación.

ivanrene41287@gmail.com

No Comments

Leave A Comment