HomeAulas AbiertasArtículoSe perdieron las tradiciones en Cuba
Se_perdieron_las_tradiciones_en_Cuba_-_imagen

Se perdieron las tradiciones en Cuba

Queridos niños, Cristo nuestro salvador espiritual dijo con asentada razón que ustedes los niños son el mejor camino a Dios, porque constituyen la semilla de toda sociedad. La educación y preparación de los niños será definitivamente lo que determine la calidad y espiritualidad de los pueblos. En ustedes depositamos nuestra fe para la reconstrucción de la sociedad de justicia, amor y progreso que precisa la nación cubana. Aquí estamos recuperando el día de los Reyes Magos como parte del rescate de las tradiciones que se han perdido en Cuba debido al sistema castrista, el cual se rige por la cruel y arbitraria doctrina comunista donde proliferan los populistas y arribistas del poder.

 

La usurpación militar y partidista que hiciera el castrismo sobre la nación cubana significó el férreo dominio de una casta partidista y represiva sobre todas las estructuras y funciones del país, así como la conversión a simples siervos obedientes a toda la población cubana, imposibilitada de ejercer libremente su fe y su espiritualidad. La usurpación militar y partidista adueñada de Cuba es culpable de la peor y más prolongada miseria que arruinó Cuba y restringió nuestro natural derecho de asumir nuestra protesta y formar una sociedad basada en el amor a Cristo, que es el amor hacia la humanidad. En Cuba los niños no tienen el privilegio de festejar ese hermoso y simbólico día porque se borraron las tradiciones y hasta el precio de los juguetes son una locura. Por ejemplo, un camión de juguete puede costar hasta 80 cuc, ¿qué padre puede pagar con su salario semejante cosa? El Gobierno ha ido prohibiendo todas las tradiciones. Solo se han dedicado al trabajo psicológico en la primera infancia de los niños. En los círculos infantiles están las fotos de Fidel y Raúl Castro Ruz. Los que imparten la educación cuentan con programas fundamentados en el comunismo y en el culto a los líderes del Gobierno.

 

Padre o lector que lee estas líneas, Cuba es un país, como dijera el poeta Nicolás Guillén, como un gran mosaico de culturas y no como una unidad militar. Debemos tener bien claro que nuestras tradiciones son parte de la cultura nacional y que son de vital importancia para el desarrollo de la sociedad. Tenemos que recuperar todas esas cosas positivas que traen alegría, amor, paz y educación ciudadana. Son nuestros hijos la base del futuro, por eso los exhorto a dar amor y educación a nuestros hijos para cambiar nuestro país. Finalmente, siempre tenga presente que Dios es amor.

Rate This Article

Miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en Guantánamo y activista de derechos humanos

ybeltran@aulasabiertas.net

No Comments

Leave A Comment