HomeAulas AbiertasArtículoLa juventud cubana y sus pecados capitales
La juventud cubana y sus pecados capitales - imagen

La juventud cubana y sus pecados capitales

En todas las sociedades existen males que perjudican a la población y aunque las naciones democráticas no están exentas de esto, sí cuentan con sistemas de leyes para contrarrestar los perjuicios que ocasionan y reducir tanto como sea posible el número de víctimas. Si bien es cierto no son cien por ciento efectivas, sí es deber de sus Estados implementarlas y perfeccionarlas en aras de garantizar el bienestar de sus ciudadanos.

En Cuba estos males son cotidianos y afectan a todos, pero en especial a los jóvenes, quienes tienden a dejarse influenciar por el medio que los rodea. Las autoridades destinan millones de pesos anuales en crear y mantener un aparato represivo que más que seguridad, evoca miedo en el pueblo. Su único objetivo es reprimir todo lo que represente cambio o amenace a su sistema de partido único y economía centralizada.

Es abrumador el número de jóvenes que emigra al exterior por razones casi siempre económicas, que son en el fondo políticas, causadas por el sistema comunista. Cada año se hace mayor la población cubana emigrante que tuvo que abandonar su país, sus costumbres e incluso a sus familias para asegurar un futuro diferente. Por solo citar un ejemplo, más de 50 mil cubanos ingresaron a Estados Unidos en el año fiscal 2016 según Martí Noticias.

Por otro lado, la falta de oportunidades hace que muchos opten por delinquir para ganarse la vida. Según estadísticas de la ONU, el Gobierno cubano tiene la mayor proporción de prisioneros por habitantes en esta región geográfica: un total de 510 presos por cada 100 mil habitantes.

Este es el nuevo hombre que creó un régimen que va contra la naturaleza humana. Estudiantes universitarios que en tiempos libres se prostituyen, jóvenes que desprecian los símbolos patrios nacionales y se identifican con los extranjeros, hombres y mujeres que estudian una carrera sin vocación con el objetivo de exportarse como mano de obra barata, o en “misiones internacionalistas” como lo dibuja el régimen, para así mejorar económicamente o escapar de Cuba.

Según cifras publicadas el 7 de junio del 2013 por BBC Mundo, más de 38 mil cubanos del área de la salud cumplían servicio en 60 países. Este hecho generó en ese año alrededor de 5 mil millones de dólares de ingreso. Sin embargo, en el 2014, el medio digital español El País informó que más de 5 mil profesionales habían “desertado” en la última década.

Hoy en día estas conductas definen prácticamente la vida de una gran parte de nuestra juventud. Esto agudiza la apatía, el desinterés y el escepticismo de esa mayoría en cuanto al futuro político del país. Y mientras el régimen se sienta a disfrutar de la triste función de circo que protagoniza su pueblo, la juventud cubana sigue arrastrando sus “pecados capitales”.

Rate This Article

Joven activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), tuitero y editor audiovisual. Reside en Santiago de Cuba.

ernestoaulasabiertas@gmail.com

No Comments

Leave A Comment