HomeAulas AbiertasArtículoIrma gubernamental arremete contra el trabajador por cuenta propia
Irma gubernamental arremete contra el trabajador por cuenta propia - imagen

Irma gubernamental arremete contra el trabajador por cuenta propia

En la sociedad actual emerge un remodelado sector económico: el Trabajador por Cuenta Propia (TCP). Esta es una propuesta que atrae a muchos cubanos para formar parte de ella. Las personas piensan que se sentirán libres económicamente, pero lo cierto es que, aunque cambie el color de la cadena, no se es libre de ella.

Esta es una propuesta que carece de un sistema de suministro de materias primas. La propuesta de las actividades a ejercer se lanzó en conjunto con la creación de un mercado mayorista que vendería a un precio justo los suministros necesarios para el ejercicio de la actividad. Luego de tres años del anuncio de su creación, dicho mercado aún no existe. Los cuenta propia no tienen una organización que haga valer sus intereses pues son atendidos en un primer momento por el Ministerio de Trabajo y después por la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT). La primera les da la autorización legal para ejercer la actividad mientras que la segunda les cobra impuestos, tasas y contribuciones de carácter obligatorio. Ambas responden a los intereses del Estado y no a las necesidades del trabajador. Es necesario recordar que el cuenta propia es reconocido en la Ley 113 como trabajador y como tal se le exige el cumplimiento del pago de sus obligaciones pero no se le tienen en cuenta derechos tan elementales como el derecho a tener vacaciones. Del pago de sus obligaciones le exoneran solamente porcentajes de gastos preestablecidos, sin que la realidad del negocio de estos trabajadores importe. Solo se toma en cuenta lo que estas entidades consideren como gastos asociados a la actividad y, para ello, deben presentar el comprobante de compra.

Por otra parte, al entregar un comprobante de compra de una cerveza en $1 CUC o $25 MN y la venta de esta fue en 30MN o 1,25 CUC, de igual modo se debe pagar el 10% de los ingresos brutos, o sea $3,00 MN que, al sumarle los 25,00 MN de la cerveza, suman $28,00 MN, quedando para el TCP $2,00 MN. De este monto se deben rebajar gastos por concepto de viaje, transporte, salario del dependiente, entre otros. En resumen, es un sistema diseñado para que no sea rentable y para que las personas desistan de él. También hay que recordar que esto surgió en el mismo momento en que ocurrió el despido masivo más grande de la historia cubana. Todo ello me permite decir que el cuentapropismo ha sido una cortina de humo utilizada por el Gobierno para no admitir el elevado nivel de desempleo, los despidos masivos y arbitrarios que sus medidas provocaron en el país. Estas son las rachas huracanadas con las que tienen que luchar los honrados trabajadores día a día.

 

Rate This Article

Licenciado en Ciencias de la Educación e Informática. Actualmente se encuentra estudiando la carrera de Derecho. Ha participado de grupos de discusión en temas de juventud.

ybaro@aulasabiertas.net

No Comments

Leave A Comment