HomeAulas AbiertasArtículo¿Diálogo o distanciamiento con el Gobierno? Diferendos dentro de la oposición cívica en Cuba
Diálogo o distanciamiento con el Gobierno - imagen

¿Diálogo o distanciamiento con el Gobierno? Diferendos dentro de la oposición cívica en Cuba

Desde el inicio de la gesta “revolucionaria”, la cual inauguró una nueva etapa de Gobierno en 1959, puede hablarse de una generación de detractores u opositores al ideario socio-comunista que logró imponerse en la nación. En realidad, una vez que se realizó la proclama de carácter socialista de la revolución cubana, muchas de las personas que se «alzaron» a las lomas para luchar contra el régimen del dictador Fulgencio Batista, y que en algún momento pertenecieron a las filas del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) que lideró Fidel Castro, se opusieron a esa idea y fueron las primeras personas que constituyeron núcleos de oposición cívica. Ello significa que el diferendo de opiniones en torno a la mejor manera de dirigir el país no es de solo unos años, sino que data desde que se dio la revolución.

Fue el inicio de un largo diferendo entre seguidores del ideario socio-comunista y los que se opusieron a la idea de convertir a Cuba en una copia de lo sucedido en la Unión Soviética y los países de Europa del Este. Es preciso señalar que otras personas que no lucharon junto a Castro también fueron constituyendo núcleos de apoyo y de oposición hacia él.

En la actualidad, estos opositores siguen existiendo. Algunos, los más radicales, consideran que han de crearse las condiciones para un nuevo Gobierno que de forma tajante cambie cada una de las cosas que hasta la fecha han creado los seguidores del castrismo. Esta oposición radical plantea que ha de rescatarse la democracia por la fuerza y la lucha cívica cuerpo a cuerpo con los medios estatales y policiales. Estas organizaciones no pretenden tener un diálogo con el Gobierno ni acuerdos con los seguidores del castro-comunismo.

Por otra parte, existen otras organizaciones que agrupan a miembros de la oposición cívica que, a diferencia de las primeras, desean un cambio social, más que político en sí (aunque en el fondo deseen un cambio político, este no es su prioridad). Ellos abogan por la apertura a nuevas oportunidades para el pueblo, creen en otros modos de hacer la política, abogan por el respeto a la dignidad plena del hombre y el respeto de cada uno de sus derechos. Dentro de estas organizaciones están JACU, CEDEL, Somos +, Pronaten, entre otras.

Es importante esta diferenciación, pues no toda la oposición cubana es radical. Los no radicales pensamos en cambios futuros para el país, pero sin afectar las cosas positivas que el Gobierno actual ha dispuesto como salud y educación gratuita. Tanto los radicales como los moderados pretenden más libertades para el pueblo, abogan por la democratización y por la apertura a una ideología liberal, pero existen diferencias entre ambos. Pensemos.

Rate This Article

Licenciado en Psicología General. Egresado de la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba en 2014. Joven de Granma, miembro de Juventud Activa Cuba Unida (Jacu), pertenece al equipo de formadores y en la organización es responsable de investigación.

ivanrene41287@gmail.com

No Comments

Leave A Comment