HomeAulas AbiertasArtículoSalideros, multas y responsables
Salideros, multas y responsables - imagen

Salideros, multas y responsables

La Empresa Aguas de La Habana, encargada del abasto de agua en la capital del país es, además, la responsable de vigilar y reportar los derrames que se producen de este preciado líquido. También se encarga, a través de su cuerpo de inspectores, de la aplicación de multas para todos aquellos que violen lo establecido sobre el agua.

Pero su trabajo no va encaminado a sancionar y solucionar sus propias violaciones, ni las del Estado, ni el derroche de los poderosos, sino al pueblo. Los inspectores tienen establecida una cuota de multas y, si la cumplen, reciben un estipendio de la empresa. Ejemplo de esto que menciono es la experiencia de Julio González, residente del Casino Deportivo.

Julio se encontraba regando las matas de su jardín cuando, en eso, se le aparecen dos inspectoras de Aguas de La Habana y una de ellas, desde la moto, le espetó:

– Señor, ¡hoy no es día de regar las matas!

– Ah, es que hay un día para eso –le contesto sarcásticamente- o es cuando a ellas les haga falta.

– Son los sábados y los domingos y usted debe saberlo.

– Pero tengo entendido que también puede ser cualquier día antes de las 9am y después de las 6pm.

Entonces, cortante, intervino la joven que resultó ser hija de la otra.

– ¡Solo sábado y domingo!

– Por qué tanta preocupación por el poco de agua que vierto si de seguro que las piscinas de Miramar, Santa Fe, Punto Cero y los jardines de los poderosos consumen mil veces más que la de todos los jardines de La Habana.

Ahí terminó la charla. De inmediato le pidieron el carné de identidad para imponerle una multa. Entonces él, al percatarse de que ellas no le habían mostrado su carné, como es costumbre, se los pide. Ninguna de las dos tenía en su poder el documento que las acredita como tales. A pesar de ello, Bárbara Valdés insistió en ponerle la multa, pero González se negó. Tras eso, llamaron a otra inspectora para que lo multe. Luego de un largo rato se apareció Miriam quien, sin ser testigo de los hechos, le impuso una multa de 150 CUP.

Nadia Rodríguez, vecina de Julio, me mostró un salidero que se encuentra en la acera frente a su casa y me dijo que hace alrededor de dos años lo denunció ante la propia Bárbara.

– Han venido por lo menos tres veces, pero… ¡Quién ha visto arreglar un salidero cuando no corre aguas por las tuberías! ¡Eso es una irresponsabilidad! Y ya ve, el derrame sigue.

Conversando con George Correosa, vecino de la calle Vento me dijo lo siguiente:

-Mira compadre, yo a esa inspectora le he hablado en varias ocasiones del tremendo vertedero que hace más de seis meses hay en la esquina de Vento y Acosta y me dice que esa no es su área de trabajo. Que del lado de allá es el Municipio 10 de Octubre.

Al explicarle a Eduardo, Supervisor de la Empresa Aguas de La Habana, sobre lo ocurrido a Julio Gonzales con las inspectoras, este me comenta:

– No tenían ningún derecho a imponerle la multa. Los inspectores no pueden llamar la atención ni mucho menos imponer una multa, si no muestran primero el carnet que los identifica. Además, una inspectora que no ha sido testigo de los hechos no puede multar a nadie. Por lo que me has contado se cometieron tres violaciones, pues tampoco la multa, si es que estaban en capacidad de imponérsela, podía ser de esa cantidad. Si llegaba a apelar de seguro que las sancionaban ellas. Nosotros, la empresa, somos uno de los mayores despilfarradores de agua del país.

Estrella, que trabaja en la empresa, me manifestó que las multas llueven y que la mayoría no se apelan. Me aclaró que los inspectores deben llevar consigo y mostrar los Decretos Ley, cosa que casi ninguno cumple. Me explicó también que es raro que se impongan multas a las empresas del Estado. -Y ellas son las que más vierten a las calles –culminó Estrella-.

Para que se tenga una idea de la gravedad de este problema, basta señalar que, según la Oficina Nacional de Estadísticas, en Cuba se derrama más del 45% del agua que se bombea. Los máximos responsables de esto son los organismos del Estado, los cuales carecen de los recursos, la disciplina y la exigencia para solucionar una situación así de alarmante.

Rate This Article

Miembro del Consejo Nacional del movimiento Somos +, bloguero. Ha publicado trabajos en el Diario digital 14ymedio y es escritor del blog del movimiento. Graduado de Técnico Medio en Dirección y Planificación de la Economía.

pednika51@gmail.com

No Comments

Leave A Comment