HomeAulas AbiertasArtículoEl secreto de Batista
El secreto de Batista - imagen

El secreto de Batista

Los científicos populares, aquellos que dictan conferencias en las esquinas de los barrios, han llegado a la conclusión de que, aunque el cuerpo y la mente humana de un individuo coinciden en el mismo lugar, en algunos asuntos, tienen vidas paralelas. Estos genios de las esquinas, a los cuales el auditorio presta esmerada atención, incluso ante el aullido “llegó el picadillo”, son del criterio de que el cuerpo deja de ser joven cuando el hombre comienza a pensar en la muerte. Antes de este suceso, el joven vive y hace como si fuera infinito. Todo lo contrario, ocurre con la mente: comienza a rejuvenecer cuando inicia su interés desproporcionado por los chismes. Llega un momento en que los jóvenes dejan de ir a la discoteca para leer los periódicos. En ese dilema se encuentra la curiosidad popular en Los Arabos (Matanzas), después de que se ha dispersado el rumor de que el Banco de Crédito y Comercio, por descuido de sus empleados, durmió la noche entera con sus puertas abiertas de par en par. ¿Será cierto o es solo rumor? ¿Habrá ocurrido esto en otro lugar del planeta? Eso es lo que intentaremos averiguar para nuestros lectores.

Según cuentan, los hechos conocidos en la calle vienen de esta forma: el viernes 13 de octubre a las 4 de la madrugada, un barrendero nocturno, conocido como Goyito*, notó, mientras faenaba frente al banco, que las puertas estaban abiertas y que adentro no había nadie. El hombre, en medio del desconcierto por la sospecha de un atraco, se aproximó y llamó; y ese nadie no contestó. Dicha situación aumentó el misterio. “Se lo han llevado todo. ¡Qué silencio! No han dejado ni el chirrido de los grillos”, murmuró el barrendero, como se supo días más tarde por palabras de él mismo. Acto seguido, Goyito se dirigió a la puerta contigua, sede del Gobierno Municipal -el banco y el gobierno comparten el mismo edificio-, donde siempre hay, con la puerta semicerrada y mirando la programación televisiva de multivisión, personal de guardia. Allí contó lo sucedido. Pero, no se sabe si por compañerismo o solidaridad de edificaciones aliadas, el custodio no llamó a la policía. Alertó de forma telefónica al gerente del banco. Ahí fue donde se formó el corre que te corre y el despelote.

La primera acción de Batista, el gerente del banco -apodo que se ganó por su rápido ascenso en el banco: comenzó como custodio y la gente no se explica cómo en tampoco tiempo, sin pasar por escalones intermedios, terminó siendo gerente- fue dirigirse a la calle 10 de octubre, donde vive una empleada, a descargar toda su rabia. La discusión, que se dio con palabras no muy decentes y subidas de tono, se escuchó en todo el barrio. Después, ya en la institución bancaria, en nombre de la patria, del respeto que siente el pueblo por los trabajadores bancarios y del fervor revolucionario que nos caracteriza, el gerente hizo un llamado al silencio absoluto. Pero absoluto de absoluto. “El asunto de la prensa independiente hace que estemos rodeados de enemigos”, no fueron las palabras exactas, pero sí la imagen que el jefe transmitió a sus subordinados.

Por diferentes vías, hemos intentado obtener el testimonio de algún trabajador de la institución. Sin embargo, ante la pregunta, primero reaccionaban con un mutismo nervioso y luego con un cambio de coloración en el rostro; después, daban justificaciones infantiles y dejaban entender que tenían prisa por marcharse. Es la manía que desde siempre tienen los misterios. Esa es su razón de existir: despertar la curiosidad. Situar al individuo en el medio, arrollado por las múltiples versiones propias y ajenas, entre el dilema de la nebulosa y el desenlace. Pero continuaremos investigando, no quedará piedra sin levantar en Los Arabos y en otro trabajo se sabrá la verdad. Batista, el gerente del banco arabense, no se llevará su secreto al olvido. A ese silencio cómplice que siempre ha sido la tumba de las palabras.

* Se ha cambiado el nombre del barrendero.

 

Rate This Article

Ingeniero y profesor universitario de Física Teórica y escritor. Escribe comentarios, crónicas, editoriales y artículos de opinión que reflejan la situación de Cuba.

asanchez@aulasabiertas.net

No Comments

Leave A Comment