HomeAulas AbiertasArtículoEl arte no admite censura
El arte no admite censura - imagen

El arte no admite censura

Los artistas constituyen uno de los principales portadores de las insatisfacciones y necesidades de expresión de la sociedad cubana. Las obras de muchos creadores, algunos dentro de la isla y otros fuera, fueron la vía idónea para construir esos diálogos entre problemáticas sociales y pueblo que quedaron olvidados después del 1ro de enero de 1959.

Es difícil ser intelectual en esta isla dominada por la dinastía de los Castro donde se dejó claro en las archiconocidas palabras a los intelectuales pronunciada por el Cacique difunto, a finales de los años 60, aquella frase ambigua y costosa para la cultura, el arte y el pueblo cubanos: “Con la Revolución todo, contra la revolución nada”.

Estas palabras arrastraron consigo una oleada de censura, discriminación, exilio y pérdidas valiosas e irrecuperables para la cultura cubanas que hasta hoy no hemos podido superar. Triste fue el final para muchos de los artistas que apostaron por la libertad de expresión a través del arte.

Las circunstancias sociales o políticas, las carencias económicas, la falta de diálogo con respecto a algunos temas medulares y la necesidad impostergable de expresión del pueblo cubano han provocado que sea precisamente a través de este la mejor manera de decir.

Muestra del lastre heredado de esa frase es el caso de los artistas que aún realizando una obra de probada calidad artística internacional no pueden después de más de 30 años volver a interactuar con su pueblo.

Para Nestor Arenas un artista de la plástica holguinera hoy es una pesadilla su entrada a Cuba por el solo hecho de sacudir los dogmas castristas haciendo uso de la libertad de expresión que  brinda el arte.Varios han sido los intentos de regresar su obra a Cuba. Uno de ellos fue durante la XI Bienal de La Habana, momento en que desistió, debido a la censura, seguir insistiendo en mostrar su arte en los circuitos institucionales y decidió usar la galería independiente de un amigo y así lograr que su arte volviera al lugar de donde fue depuesto.

Pero la alegría en casa del pobre dura poco, la exposición fue prohibida y los cuadros retenidos. Negar a los artistas cubanos en el exilio más que ser el resultado de una decisión política, se trata de una cosa de ignorancia. El simple hecho de buscar un espacio alternativo independiente de las corrientes oficiales pudo haber pesado en la decisión de las autoridades culturales de no permitir la exposición; dijo Arenas.

Expresar su opinión acerca del mundo circundante, sus alegrías, tristezas, inconformidades, frustraciones y sueños para la especie humana es tan vital como el oxígeno. Es indignante cuando conocemos de hechos como este donde la hipócrita oficialidad habla de un intercambio cultural con el pueblo norteamericano. ¿Y los cubanos, dónde quedan los cubanos? Están en una especie de limbo porque el lugar que los vio nacer y formarse los reniega como si fuesen un tumor maligno. Quizás los dirigentes castristas no saben que el arte es polémico desde su génesis, que es la manera más efectiva de decir y hacer aunque cueste la vida en ello. Cuando el gobierno intenta amordazar al hombre es el arte su palabra.

 

 

IMG1

La idea fija

IMG2

La jungla III

Rate This Article

Licenciada en Historia del Arte y máster en Ciencias Sociales. Jefa de Redacción en la Revista Independiente Palabras Abiertas.

yalmaguer@aulasabiertas.net

No Comments

Leave A Comment